Desafiando los estereotipos de género: mujeres albañiles y carpinteras en Sierra Leona

Sierra Leona tiene una de las tasas de embarazo adolescente más altas del mundo. Se calcula que un tercio de los embarazos en el país son chicas que no han cumplido los 18 años. La mayoría de las chicas embarazadas se ven obligadas a abandonar la escuela. De hecho, recientemente, se ha derogado una ley que prohibía a las chicas embarazadas ir a clase. Aun así, todavía muchas adolescentes sufren el estigma y la discriminación de sus familias y comunidades.

Ramatu, de 26 años, tuvo que dejar la escuela en segundo, cuando se quedó embarazada, dice que se sintió abandonada, y tras dar a luz, no pudo retomar sus estudios. “Me encantaba leer y quería formarme, encontrar un buen trabajo y ayudar a mi familia y a mi comunidad a salir de la pobreza”.

Ramatu fue obligada a casarse con el hombre que la dejó embarazada, pero el matrimonio fue infeliz. Él la maltrató y acabó abandonando a Ramatu y a sus dos hijos, abandonándola a su suerte. “Me hizo pensar que, si volvía a la escuela y adquiría más conocimientos que él, me volvería en contra suya”.

Consciente de que necesitaba encontrar una fuente de ingresos para mantener a sus dos hijos, Ramatu asistió a una reunión en la que conoció la iniciativa Youth Social Economic Empowerment (YSEE) de Plan International, un proyecto piloto de seis meses que funciona en el distrito de Moyamba en colaboración con la Corporación Financiera Internacional y Sierra Rutile Limited.

A través de este programa, Ramatu ha aprendido sobre finanzas, emprendimiento e igualdad de género. Tras conocer todos los cursos de formación disponibles, la joven decidió desafiar los estereotipos de género y apuntarse a albañilería y carpintería.

“Elegí estas profesiones porque quería cambiar la narrativa. No deberían ser campos dominados por los hombres; las mujeres también pueden destacar en ellos”.

Aunque la carpintería y la albañilería son oficios tradicionalmente masculinos en Sierra Leona, cada vez hay más mujeres que se están interesando en aprender oficios como fontanería, conducción e ingeniería.

Ramatu quiere dar ejemplo a otras jóvenes que quieran hacer algo diferente con sus vidas. “Compañeras, os animo a que desarrolléis habilidades que os permitan ser poderosas y autosuficientes para que los hombres no se aprovechen de vosotras”.

Concha Lopez en Safer Cities Summit

Safer Cities for Girls Summit, una ventana para denunciar el acoso callejero

Para niñas, adolescentes y jóvenes de todo el mundo, el acoso callejero es un tipo de violencia cotidiana pero invisibilizada y normalizada. Por eso, con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, que se celebra el 25 de noviembre y como antesala a los 16 días de activismo contra la violencia de género, Plan International ha organizado el Safer Cities for Girls Summit.  El evento ha sido una oportunidad para que representantes municipales de ciudades españolas y belgas compartan recomendaciones y buenas prácticas a raíz del proyecto Safer Cities for Girls, que nació hace dos años con el objetivo de denunciar el acoso callejero en seis ciudades de España y Bélgica. Transcurrido este tiempo, 5.000 chicas han tenido la oportunidad de compartir sus experiencias, lo que contribuirá a crear ciudades más seguras, inclusivas y libres de miedo y violencia de género.   Durante el evento, Concha López, directora general de Plan International, recalcó que el “el acoso callejero y la inseguridad son problemas globales a los que debemos mirar de frente. Hoy, más que nunca, es fundamental crear un entorno seguro para las niñas y las jóvenes”.  Safer Cities for Girls ha trabajado directamente con jóvenes de Madrid, Bruselas, Barcelona, Amberes y Sevilla y Charleroi. Además, recientemente se han sumado a la iniciativa Alcobendas y Gante. Este trabajo concluye ahora con la publicación de un manual práctico para los municipios que permitirá trasladar los aprendizajes obtenidos a muchas otras ciudades gracias al análisis y los aprendizajes adquiridos.  Una Red de Ciudades Seguras  Los datos que revela nuestro proyecto son alarmantes: 8 de cada 10 (76%) jóvenes participantes en el programa en Madrid, Barcelona y Sevilla han sufrido acoso callejero y el 90% de las que han experimentado episodios de acoso aseguran que no recibieron ningún tipo de ayuda de quienes estaban presentes.   Ante estos números, es preciso seguir con nuestra labor para acabar con el acoso callejero. Por eso, desde Plan International, ya estamos trabajando en el desarrollo de la primera Red de Ciudades Seguras, que representará una oportunidad de abordar un problema desde la colaboración y el aprendizaje mutuo y siempre de la mano de las niñas y

Saber más

¿Cómo se aprende la igualdad en la infancia? 

“Aprendemos, desde niñas, que se nos va a exigir de forma diferente en numerosos aspectos”, afirma Julia López, gerente de incidencia política de Plan International, quien compartió la visión de nuestra organización acerca de los cambios que son necesarios para educar en igualdad desde la infancia en el evento “Diálogo sobre el Futuro de la Igualdad de Género”, una iniciativa conjunta del Gobierno, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea.    La representante de Plan International tuvo la ocasión de conversar sobre cómo reorientar las políticas públicas para educar en igualdad desde la primera infancia con Gregorio Cabrera, director general de Ordenación, Innovación y Calidad de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias; y con Ricardo Ibarra, director de la Plataforma de Infancia.  Plan International defiende una educación infantil de calidad y con enfoque de género en la que se apliquen metodologías activas y basadas en el juego y que esté destinada a asegurar una transición positiva a la educación primaria.   Al reconocer la importancia específica de los primeros años de vida en la socialización de género, los gobiernos deben tomar medidas adecuadas para garantizar una educación de calidad que promueva la igualdad, con revisión de los currículos y materiales de aprendizaje para la inclusión de referentes femeninos, así como formación específica para los docentes.  Libres de ideas rígidas  Los niños y niñas aprenden muy rápido (desde los 9 meses en algunos casos) que la sociedad espera que sean diferentes. Al socializar, entienden que tienen sus propios colores, juguetes, habilidades e intereses. Estas diferencias se convierten en el fundamento de muchas ideas y creencias sobre lo que pueden y no pueden hacer.   Según Julia López, “el impacto más dañino de las normas de género es que nos perjudican a todos: se espera que las personas se ajusten a ideas muy limitadas y restrictivas que limitan después las aspiraciones y los comportamientos”.  La educación en igualdad desde la infancia se va perfilando en espacios diferentes. El hogar es el primero de ellos. Padres y madres deben identificar y contrarrestar normas y estereotipos de género para enseñar a niños y niñas que pueden ser quienes y como quieran. En el mundo exterior, son muchos los actores que entran en juego: compañeros/as, profesores/as, cuidadores/as y medios de comunicación influyen en la forma en que los niños y niñas aprenden cómo comportarse en función de su género. Todos y todas tienen un papel que jugar para apoyar a la infancia en una educación más libre, igualitaria e

Saber más