1 retrete para 100 personas: experiencias de las chicas

En el mundo hay 4.000 millones de personas que viven sin acceso seguro a un retrete, una situación que pone en peligro su salud, afecta al medio ambiente y dificulta el desarrollo económico de las comunidades. ¿Cómo es el día a día de quienes viven esta situación? Algunas personas esperan hasta la noche o recorren largas distancias para encontrar un lugar privado. Otras, utilizan baños compartidos que no cumplen con los estándares higiénicos mientras que, muchas otras se ven obligadas a buscar algún lugar cercano a sus casas. 

En el Cox’s Bazar, el campamento de refugiados más grande del mundo, la falta de aseos hace que la vida sea aún más difícil de lo que ya es para los rohingya, especialmente para las niñas y las mujeres. Por cada 100 personas hay 1 solo retrete en muchos lugares del campamento. Las niñas tienen que gestionar sus periodos sin apenas privacidad y con muy poca agua. No hay instalaciones adaptadas a la infancia ni puntos de lavado de manos, por lo que las niñas a menudo tienen que comer sin lavarse primero las manos, exponiéndolas a varias enfermedades. Cada día en todo el mundo 700 niños y niñas mueren por enfermedades provocadas por la falta de agua y saneamiento. 

Senowara 

“Aquí no hay retretes ni espacios habilitados, así que tienes que hacer todo delante de otras personas”, dice Senowara. “El agua está sucia y no hay ningún lugar donde lavarnos”. Senowara huyó de la violencia en Myanmar con su madre y su hermana. Nunca imaginó vivir en circunstancias tan difíciles. 

Nurjahan 

“Necesito ir al baño con frecuencia, sobre todo por la noche”, cuenta Nurjahan, quien está embarazada. Huyó de Myanmar después de que su marido muriera. “Como aquí no hay retretes, tengo que ir a la colina por la noche para hacer mis necesidades”. 

Laila 

“Los hombres van al baño, pero nosotras esperamos hasta la noche para ir. Me llevo a mi prima pequeña, Munaza”. 

Fatema 

“Tengo que caminar mucho para ir al baño por la noche”, dice Fatema. “Durante el día, es muy duro porque estoy sola y no hay nadie que nos ayude. Mis padres son mayores y viven con mi hermano en otro campamento”. 

Plan International está trabajando en el Cox’s Bazar para construir más aseos y espacios adaptados. Hemos proporcionado kits de higiene a niñas y mujeres para que puedan lavarse las manos y evitar que contraigan algunas enfermedades derivadas de la falta de higiene.  

KENIA: PROMOVEMOS EL DESARROLLO COMUNITARIO Y LA MEJORA DE OPORTUNIDADES EN LA COMUNIDAD DE THARAKA

Plan International lleva trabajando desde 1996 en la comunidad keninana de Tharaka, donde se han conseguido grandes avances como la creación de asociaciones, el aumento de la sensibilización de los derechos de la infancia y de la participación comunitaria.  PROTEGIENDO A LA INFANCIA DE LAS CONSECUENCIAS DE LA PANDEMIA El estallido de la pandemia ha provocado que muchos padres y madres en la comunidad de Tharaka pierdan sus puestos de trabajo y se queden sin su fuente de ingresos habitual. Además, las vulneraciones de los derechos de los niños, y sobre todo de las niñas, han aumentado y ahora ellas están más expuestas a la mutilación genital femenina, al matrimonio y trabajo infantil y a los embarazos adolescentes.  Para proteger la educación de los niños y las niñas, hemos repartido kits con materiales escolares, compresas, jabones, ropa interior y transferencias en efectivo para que 6000 personas puedan cubrir sus necesidades básicas.  Además, gracias a nuestra colaboración con el Ministerio de Sanidad, hemos instalado puntos de lavado de manos en centros de salud, mercados, oficinas públicas y otros espacios muy frecuentados. Ahora, más de 10 000 personas tienen acceso a estos puntos y se ha reducido la propagación del coronavirus.  También hemos difundido varias campañas de prevención y sensibilización a través de diferentes canales, llegando a más de 300 000 personas.  PREVINIENDO LA MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA  Para combatir la mutilación genital femenina, una práctica que ha aumentado durante los confinamientos, hemos llevado a cabo talleres de sensibilización en los que han participado 4250 jóvenes y 254 506 miembros de la comunidad.  Además, hemos ofrecido becas escolares a 230 niñas y fuentes de ingresos alternativas para que 255 mujeres dejen de practicar la mutilación.  Estas iniciativas han contribuido a reducir la mutilación genital femenina en Tharaka en un 12 % en 6 años.   MEJORANDO LA PREPARACIÓN CONTRA LOS DESASTRES Debido a su localización, en Tharaka las sequías son frecuentes. Además, los métodos de cultivo tradicionales y las medidas de conservación de la tierra son limitadas y están poniendo en peligro los cultivos, una de las principales fuentes de ingreso de muchas familias. Gracias a nuestros proyectos, hemos repartido a las familias semillas resistentes a la sequía para reducir la vulnerabilidad de sus cosechas.   Para aumentar los ingresos de las familias y frenar los efectos del cambio climático, hemos colaborado con socios locales y proporcionado a 33 voluntarios información sobre tecnologías agrícolas sostenibles. Además,, hemos ofrecido talleres a 1356 niños y niñas en 16 escuelas, sobre diferentes cuestiones relacionadas con la agricultura para garantizar que estos conocimientos se transmiten a las generaciones futuras.  En 2019, para hacer frente a la invasión de langostas del desierto proporcionamos productos químicos para fumigar las zonas infestadas y apoyamos a 1865 hogares con subvenciones en efectivo que han servido para que 7460 personas cubran sus necesidades básicas.   PROMOVIENDO LA PARTICIPACIÓN JUVENIL COMUNITARIA Con el objetivo de ofrecer servicios adaptados a la juventud, nos hemos asociado con el Ministerio de Sanidad y transmitido a 4295 jóvenes información sobre salud y derechos sexuales y reproductivos. Por otro lado, 2579 niños y niñas de entre 12 y 17 años aumentaron sus conocimientos sobre igualdad gracias a las sesiones organizadas por Plan International y el Ministerio de Sanidad, consiguiendo una mayor implicación de la juventud en diversas

Saber más

Honduras: la comunidad de lempira mejora su resiliencia a los desastres y su acceso a la educación

En los últimos 33 años, hemos apoyado a más de 674 009 personas en el Departamento de Lempira en ámbitos tan esenciales para el desarrollo como la educación, la protección de la infancia en situaciones de emergencia y el acceso y producción de alimentos.  Nuestra respuesta a los huracanes Iota y Eta  A finales de 2020, la región de Lempira y el resto del país sufrieron la fuerza devastadora de las tormentas ETA e IOTA, que provocaron inundaciones, hundimientos y desprendimientos de tierra. El mayor daño se produjo en 90 comunidades de 16 municipios diferentes, lo que afectó a 800 familias. Estos desastres naturales destrozaron todas las carreteras terciarias, además de 150 casas, 10 puentes y más de 3000 hectáreas de cultivos de maíz, frijol y café.  En respuesta a esta emergencia, hemos habilitado 70 albergues para proporcionar alimentos, medicamentos, ropa, kits de higieney formación a 4011 personas.  Por otro lado, hemos ofrecido información sobre prevención de embarazos, abuso sexual, bullying, igualdad de género e inclusión a 60 niñas de 20 comunidades.  ATENDEMOS A LAS FAMILIAS MÁS AFECTADAS POR LA PANDEMIA   Más de 700 líderes comunitarios (450 mujeres y 298 hombres líderes de 60 comunidades) han recibido orientación, alimentación y materiales de sensibilización para prevenir y disminuir los contagios en las comunidades con mayor incidencia de coronavirus.  Además, hemos proporcionado alimentos, materiales para cocinar, colchones, mantas y suministros de higiene personal, así como talleres de sensibilización sobre la COVID-19 a 2581 personas, de las cuales 1383 son niños y niñas.   272 familias transferencias bancarias para comprar alimentos, medicamentos, materiales de construcción para reparar las viviendas dañadas por los huracanes y suministros agrícolas para el cultivo de cereales básicos.  En total, hemos proporcionado más de 32 000 kits de alimentos e higiene a las familias de los niños y niñas apadrinadas.  REFORZAMOS LA PROTECCIÓN Y LOS DERECHOS DE LA INFANCIA  Con el fin de fortalecer los mecanismos de protección infantil, desde un enfoque de género e inclusión, hemos ofrecido formaciones para que las organizaciones que trabajan en defensa de los derechos de la infancia cuenten con las herramientas necesarias para fomentar el liderazgo de la juventud.  80 adolescentes han participado en la actividad “Niñas Diversas al Poder”, en la que han aprendido a reconocer y comprender las estructuras de poder y las desigualdades a las que se enfrentan las niñas.  También hemos desarrollado acciones de prevención de la violencia durante la situación de emergencia provocada por las tormentas tropicales en las que participaron 46 niños y hombres y 48 niñas y mujeres gracias a ocho Consejos Municipales de Garantía de

Saber más