Pasar al contenido principal

Perú: El río puede llevarse todo, excepto nuestros sueños

Después de perder todo en las inundaciones que colocaron en emergencia al Perú, muchachas como Esther se encuentran en proceso de recuperación, gracias a la instalación de espacios amigables para la niñez, promovidos por Plan International y conocidos localmente como el 'Plan de Alegría'.

"El río puede llevarse todo, excepto nuestros sueños", nos cuenta Esther, una niña de 15 años que vive en un refugio temporal junto a cientos de familias que fueron forzadas a abandonar sus casas cuando el río Piura se desbordó.

Luego de la inundación, reconstrucción

Alrededor de 300.000 personas han sido afectadas por las inundaciones en la región de Piura. Muchas de las familias que fueron evacuadas por el ejército peruano y el gobierno municipal vieron todas sus pertenencias y casas destruirse por la furia del agua.

"Esa noche nos pareció tan larga", cuenta la madre de Esther mientras explica las razones que la llevaron a dejar su casa, junto a sus hijos y  tan solo una mochila de emergencia.

En la tarde, el agua del río ya estaba dentro de la casa, traté de convencer a mi marido para que nos fueramos, pero dijo que todo estaría bien, ya que no quería que nos preocuparamos.

Pero al caer la noche tuvimos que marcharnos y nos pusimos al lado de la carretera pidiendo que enviaran helicópteros y botes para evacuar a otras personas, ya que mucha gente todavía estaba dentro de sus casas ".

Al igual que Esther y su familia, muchas otras personas en el refugio tienen historias aterradoras por contar, después de perder sus hogares y sus medios de subsistencia. Sin embargo, están decididos a reconstruir sus vidas por el bien de sus hijos.

Espacios seguros y de apoyo emocional

Para facilitar la recuperación de los niños, Plan International ha instalado espacios para niños, niñas y adolescentes en siete campamentos que acogen a las familias desplazadas por el desborde del río en Piura. Estos espacios proporcionan a los niños de 5 a 18 años un lugar seguro para jugar, aprender y reunirse con sus amigos para divertirse. Los niños también reciben apoyo emocional de miembros del staff capacitados.

Esther habla emocionada sobre el nuevo Plan de Alegría: "Allí podemos jugar y participar de actividades que nos alejan de lo que ha pasado, esto nos ayuda a olvidar las inundaciones."

 

Junto con la creación de espacios para niños, niñas y adolescentes, también hemos instalado puntos de lavado de manos en todos los campamentos en los que nos encontramos y distribuimos kits de agua, kits de higiene y 500 kits de cuidado infantil para cubrir las necesidades básicas de los bebés.