Ayudamos a los niños y niñas refugiados sirios a prepararse para la escuela en Turquía

Turquía ha acogido al mayor número de refugiados del mundo, con más de 3,1 millones de refugiados registrados en el país.

Con más de 3,1 millones de refugiados registrados en el país, Turquía es ahora mismo el país con mayor número de refugiados acogidos del mundo. Este número incluye 2,5 millones de refugiados sirios, de los cuales alrededor del 50 por ciento son niños y niñas.

Sólo un pequeño porcentaje vive en campos de refugiados. La mayoría, sobre el 85 por ciento, vive en comunidades de acogida. Existe una gran desigualdad entre los sirios que viven dentro y fuera de los campos de refugiados. En términos relacionados con la educación, por ejemplo, dentro de los campos de refugiados alrededor del 90% de los niños asiste a la escuela. Sin embargo fuera esta cifra desciende dramáticamente hasta el 25%.

La educación ha sido considerada por el gobierno turco, la ONU y ONG internacionales como una de las mayores necesidades para poder ofrecer ayuda a los refugiados sirios en Turquía. Sin embargo, a pesar de que todos los niños sirios refugiados tienen el derecho de ser atendidos en las escuelas y centros educativos temporales, hay muchas barreras que les impiden acceder a una educación.

Zeynep M. Turkmen Sanduvac, especialista de Educación en Emergencias de Plan International, explica cómo el idioma es una de estas barreras: “En Turquía, los refugiados y la comunidad local hablan un idioma diferente. En Siria hablan árabe y la diferencia de idioma significa una barrera, ya que los niños no pueden entender el plan de estudios, el cual está en turco, y esto también excluye a sus padres”.

“La cohesión de la comunidad es a menudo reforzada por las conexiones entre las escuelas y los padres, pero por el momento la barrera del idioma hace difícil que esto pueda suceder completamente. ” Sin embargo, Plan International tiene la esperanza de que un nuevo proyecto que se está llevando a cabo en Estambul ayude a mejorar la situación.

En colaboración con la organización ‘The Mother Child Education Foundation’ (conocida localmente como ACEV), se ha lanzado un programa para preparar a los niños y niñas para el inicio de su educación en turco. Además, Plan International ha proporcionado un espacio para que 60 niños y niñas aprendan, jueguen e interactúen con otros niños en un ambiente seguro y pacífico, así como información para que las madres se enteren de los recursos que ofrecen la comunidad y los servicios públicos.

La idea es que el programa se convierta en un modelo sostenible para apoyar la unión entre la comunidad siria y las escuelas turcas. Las clases se dan en turco pero, debido a que los niños aún no hablan el idioma, hay un profesor de apoyo para traducirles el material de aprendizaje y las instrucciones de los maestros. Los niños y niñas están aprendiendo a escribir matemáticas y a hacer cálculos y recibiendo educación sobre higiene personal, pero también están aprendiendo a divertirse: pintan y hacen puzles, juegan, cantan canciones y escuchas historias tradicionales en Siria.

Sanduvac explica porque es tan importante este proyecto: “Sabemos por experiencia el gran impacto que tiene la guerra en todos los aspectos para el bienestar de los niños. A esto se añade la falta de acceso a la educación unida a la falta de seguridad: los niños y niñas que no asisten a la escuela tienen un riesgo mucho mayor de sufrir violencia, explotación, abusos y abandono.”

“Los niños sirios que viven en Estambul son especialmente vulnerables. La exposición a la violencia, los desplazamientos, la acumulación de estrés y la pérdida o separación de sus familiares y amigos, tiene graves consecuencias tanto inmediatas como a largo plazo en la vida de niños. Así que la idea de este proyecto es preparar a los niños para la escuela, donde no sólo tienen una estructura y son estimulados intelectualmente, sino que también están seguros”.

“Esperamos que las familias vean los beneficios – y el énfasis que se pone para ayudar a conservar el patrimonio sirio – y se animen a inscribir a sus hijos en la escuela para el próximo año académico.” Como parte del programa, cada niño recibe una comida gratis todos los días y apoyo psicosocial para ayudar a aquellos niños y niñas que luchan para hacer frente a los horrores que han vivido.

“Nuestro objetivo es lograr un impacto positivo en la vida de los niños refugiados de Siria, que han pasado por el trauma y están en fase de transición hacia la educación oficial. A través del apoyo psicosocial, que es una parte de este proyecto, los niños mejoran sus habilidades cognitivas, sociales, emocionales y físicas en un ambiente de aceptación, incrementando el nivel de preparación para empezar la escuela”, cuenta Hilal Kuscul, directora general adjunta de ACEV.

Según Zeynep Kocaoglu, psicólogo que trabaja en este programa: “La mayoría de los niños se comprometen con el programa, pero algunos muestran problemas de procesamiento sensorial básicos: sienten de repente mucho calor, que hay demasiada gente, o que hay un ruido excesivo, y se vuelven reticentes, retraídos, o empiezan a tirar los juguetes”.

“Cuando el niño está experimentando estas emociones complejas, es importante que sienta que está en un lugar seguro. Proporcionamos a los estudiantes una salida para expresar sus sentimientos. Después, le damos algunas reglas alternativas de comportamiento para que lo pueda cambiar, y continuamos recordando estas normas, para ayudarle a adaptarse”. Esto ha ayudado a los niños para a adaptarse a la vida en Turquía.

Adnan, de seis años comenta: “En la escuela aprendemos y jugamos. Tengo muchos amigos aquí. Como no tenía ningún amigo en mi edificio de viviendas y mi madre no me deja salir de casa, estoy muy contenta de poder jugar con mis amigos en la escuela. Me encantan mis profesores”. “Me gusta mi colegio y todas las actividades de aquí. Sobre todo me gusta hacer puzles y las actividades artísticas. ¡Espero seguir en la escuela en el futuro!, dice Lima, de seis años de edad.

“Estoy aprendiendo como coger un lápiz correctamente. Aprendo los números. Me gustan todos los juegos, pero mis favoritos son los de cantar en turco y árabe. Yo quiero ser profesor algún día”, afirma Refah, de seis años. En Plan International creemos en el poder y el potencial de todos los niños y niñas y trabajamos para conseguir un mundo más justo y para hacer frente a los problemas a los que se enfrentan las niñas y niños, los más vulnerables ante situaciones de crisis y emergencias.

Tipos de discriminación

¿Qué es la discriminación? La discriminación es una situación que se refiere a tratar a una persona —o a un grupo de personas— de forma desigual y menos favorable que a otra persona o colectivo y que les dificulta o impide participar en la vida social, política, económica y cultural por diversos factores que, en muchas ocasiones, están entrelazados y vinculados entre sí. Conoce los principales tipos de discriminación En todo el mundo, existen diferentes tipos de discriminación por razón de género, edad, raza, orientación sexual, identidad de género, condición socioeconómica y otros factores que, muchas veces, están interrelacionados entre sí. Aunque es importante conocer los diferentes tipos de discriminación, también es fundamental entender que las personas no encajan de manera simple en un solo colectivo o categoría. Cada persona puede identificarse, o ser identificada, con varias categorías que se superponen y entrecruzan entre ellas y que aumentan el grado de discriminación.   Discriminación hacia las niñas y las mujeres   La discriminación por razón de género ocurre cuando se trata a las personas de forma diferente por su género y no por sus habilidades o capacidades individuales. Este tipo de discriminación se puede dar en todos los ámbitos de la vida (en el hogar, en la escuela, en el trabajo o en los espacios públicos, entre otros) e intensifica los efectos negativos de todas las demás formas de exclusión, y, por ende, es diferente y, en muchos casos, peor para las niñas, adolescentes y mujeres. Ellas son las que más sufren el impacto negativo de las normas y roles de género, tienen más probabilidades de sufrir restricciones a su libertad y movilidad, sufren niveles alarmantes de diferentes tipos de violencia y acoso y tienen menos oportunidades de elegir cómo vivir sus vidas.   Discriminación por edad   La discriminación por edad se produce cuando se excluye a individuos o grupos por su edad. Puede tener diversas expresiones, tales como actitudes prejuiciadas, actitudes discriminatorias y políticas que perpetúan estas creencias estereotipadas. Entre las distintas formas de discriminación por edad se encuentra la discriminación infantil, que refleja prejuicios y creencias discriminatorias y perjudiciales hacia los niños y niñas y se justifica por causas relacionadas con la moral, el honor, la cultura o la religión, entre otras. Las diferentes manifestaciones de violencia contra las niñas y los niños como la explotación infantil, violencia sexual o explotación infantil son violaciones de los derechos de la infancia.   Discriminación por identidad de género y orientación sexual   La juventud LGBTIQ+ corre un mayor riesgo de sufrir amenazas y abusos verbales, físicos y sexuales y, sin embargo, pueden ser incapaces de obtener ayuda y apoyo de aquellos cuyo deber es proteger a la comunidad. El estigma y la discriminación pueden afectar negativamente a los derechos de las niñas, los niños y jóvenes LGBTIQ+. El acoso al que se enfrentan aumenta las probabilidades de que no asistan a la escuela y que tengan una baja autoestima. Esto, a su vez, limita sus oportunidades de futuro y sus opciones para encontrar empleo. En muchas ocasiones, los retos a los que se enfrenta el colectivo suelen combinarse con otros factores de exclusión, como la edad, la raza y la religión, lo que hace que la desigualdad de género y la discriminación sean peores para los niños, niñas y jóvenes LGBTIQ+.   Discriminación a niños y niñas con discapacidad   Los niños y niñas con discapacidad tienen 10 veces menos probabilidades de ir a clase que los que no la tienen. Incluso si asisten a la escuela, es más probable que la abandonen antes. A menudo, los niños y niñas con discapacidad se enfrentan a muchas dificultades para ir a la escuela porque las instalaciones no están adaptadas. Además, existe un desconocimiento acerca de sus necesidades, algo que a menudo se ve alimentado por los prejuicios en torno a la discapacidad. Las niñas y jóvenes con discapacidad sufren una mayor discriminación por su género: tienen menos probabilidades de ir a la escuela y en ocasiones se las considera una carga para la familia porque se las ve como un miembro no productivo.   Discriminación racial   La discriminación racial hace referencia a toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza, color, linaje u origen nacional o étnico, que tenga por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales, tal y como se define en la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial. Colabora con Plan-International para luchar con la discriminación En Plan International trabajamos para acabar con todos los tipos de discriminación y las violaciones de derechos humanos a los que se enfrentan los niños, niñas y adolescentes. Además, nos esforzamos en acabar con los estereotipos y relaciones de poder desiguales e implementamos estrategias de largo plazo para el cambio de las normas sociales para poner fin a la injusticia, desafiar las relaciones desiguales de poder y abordar las causas subyacentes de la discriminación. También fomentamos alianzas que promuevan el respeto por la igualdad de género, la diversidad e inclusión con énfasis especial en los grupos representativos como los movimientos de derechos de mujeres y niñas, organizaciones de personas con discapacidad, movimientos de pueblos indígenas, y redes LGBTIQ, entre otros. ¡Colabora con nosotros! Puedes hacerte socio o hacer una donación

Saber más

Nuestro apoyo a la población de Borena, azotada por la mayor sequía en 40 años

Etiopía está sufriendo la sequía más grave de los últimos cuarenta años. La malnutrición y la falta de higiene por falta de agua trae consigo enfermedades que ponen en riesgo la vida de miles de mujeres y niñas. Desde Plan International, y con tu apoyo, facilitamos el acceso a servicios médicos y de nutrición a más de 25.000 personas en 4 distritos.  Etiopía está sufriendo una de las sequías más graves de los últimos cuarenta años, tras cuatro temporadas consecutivas sin lluvias desde finales de 2020. A medida que aumenta la desnutrición severa y el riesgo de enfermedades transmitidas por beber agua en malas condiciones, se necesita apoyo urgente para garantizar que las niñas, los niños y sus familias tengan acceso a servicios de salud, nutrición e higiene. Sus vidas están en riesgo.  “No sé si tengo palabras para describir las terribles condiciones de sequía en la zona de Borena y cómo está afectando a la población local. Nadie podría haber previsto una sequía tan severa”, dice Yalemwork Tadesse, del equipo móvil de salud y nutrición de Plan International en la zona de Borena.  Yalemwork se unió al equipo en marzo de 2022 como coordinadora del proyecto. “Borena es actualmente una zona gravemente afectada por la sequía, la comunidad se dedica al pastoreo y han perdido casi todo su ganado, que es esencial para su forma de vida.”  La región de Borena es árida incluso en condiciones normales, pero la sequía ha destruido la economía local y ahora también está amenazando muchas vidas. Los índices de desnutrición están aumentando, y un número cada vez mayor de niñas y niños están gravemente desnutridos o sufren emaciación.  En respuesta a la crisis, Plan International ha puesto en marcha un proyecto de salud y nutrición en cuatro distritos -Dire, Dillo, Dhas y Moyale- de la zona de Borena, en la región de Oromia que pretende llegar a 25.000 personas. Colaboramos con 12 centros de salud con la provisión de medicamentos esenciales, suministros médicos y equipos de higiene personal. También estamos apoyando a los profesionales de atención sanitaria con formación adicional.  El proyecto también ha desplegado cuatro equipos móviles de salud y nutrición para prestar servicios de salud materno-infantil en la comunidad que incluyen atención prenatal y postnatal, consultas externas y tratamiento de psicoterapia para problemas de salud mental como la depresión.  Yalemwork dice que siempre que necesita recordar por qué hace este trabajo, piensa en su última visita al distrito de Dillo. “Escuché la historia de una niña de 14 años que llevaba tres días sin comer. En tiempos de crisis, las niñas son las que más

Saber más