Un 2017 muy movido

Miramos hacia atrás, sólo para coger impulso. Echa un primer vistazo a todo lo que hicimos durante 2017 y los puntos que nos anotamos como organización, mejorando las vidas de millones de niños y niñas alrededor del mundo.

 

El año pasado, Plan International ayudó a mejorar las vidas de millones de niños y niñas de todo el mundo. Desde un acceso mejor y más seguro a la educación hasta campañas contra el matrimonio infantil, hemos mejorado el disfrute de las niñas de sus derechos e incrementado sus oportunidades de conseguir una vida mejor.

Una de las claves para conseguir nuestras metas globales es abordar la desigualdad de género desafiando los conceptos y estereotipos que se tiene sobre las niñas y mujeres jóvenes en muchos lugares del mundo para conseguir un verdadero impacto social.

49 millones de euros se invirtieron en participación ciudadana

Tomas de poder

Por primera vez, 300 niñas en más de 50 países ocuparon posiciones de poder para demostrar su habilidad para cambiar el mundo. Entre los líderes que se sumaron a la iniciativa están el presidente de Nepal, 40 ministros de Paraguay, los alcaldes de Madrid y Dublín, empresas y medios de comunicación en Noruega, Estados Unidos, India, Filipinas y muchos países más.

Ciudades seguras

En el videojuego aclamado por la crítica, Minecraft, los usuarios tienen que conquistar ciudades enteras y protegerlas de los monstruos. Es por eso que las niñas de Hanoi, Vietnam, lo vieron como la herramienta perfecta para crear un modelo de todas las cosas que convierten a su ciudad en un sitio peligroso. Este proyecto colaborativo permitió presentar las propuestas de las chicas a las autoridades gubernamentales, que se han comprometido a tomar en cuenta sus recomendaciones y sacar a unos cuantos monstruos de Hanoi.

Para conseguir un impacto verdadero y sostenible, los cambios deben reflejarse tanto en la legislación como en las prácticas y costumbres cotidianas de aquellas comunidades en las que los niños y las niñas son más vulnerables. A lo largo de 2017 Plan International ha trabajado de la mano con activistas de varios países para conseguir cambios que transformen el equilibrio de poder.

54 millones de euros se invirtieron protección a la primera infancia

lucha contra el matrimonio infantil

El matrimonio infantil forzado es una de las prácticas más nocivas para niños y niñas, y en consecuencia recibe el rechazo de gran parte de la sociedad, especialmente desde los sectores más jóvenes. En los países donde hay mayor prevalencia, muchos activistas luchan de forma incansable por su abolición.

El trabajo de esas activistas dio frutos durante 2017. Cuatro países de Centroamérica han legislado en contra del matrimonio infantil (El Salvador, República Dominicana, Guatemala y Honduras, cuyo Congreso Nacional prohibió casarse a niñas de 16 años a partir del mes de julio), y lo mismo ha hecho Malaui, donde gracias a las jóvenes activistas se aprobó en febrero una enmienda para impedir que los menores de 18 pudieran casarse aún con consentimiento paterno.

Niñas invisibles

Millones de niñas son “invisibles” ante sus Gobiernos ya que no figuran en los registros públicos. Nuestro informe ‘Contar lo invisible’ demostró la importancia de contar con información sobre niñas y mujeres para avanzar en la lucha por la igualdad y con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de 2030.

Responsables políticos e igualdad de género: qué saben y por qué lo saben” de la alianza global Equal Measures 2030, de la que forma parte Plan International. El Informe saca a la luz las lagunas informativas que políticos y legisladores tienen en materia de datos de género e infancia y lanza una alerta sobre la efectividad de políticas elaboradas a partir de datos inexactos o insuficientes para lograr el cumplimiento de los ODS 2030.

Durante el año pasado trabajamos con comunidades de todo el mundo para asegurarnos de que están preparadas para la resiliencia y sepan cómo responder en casos de emergencia. Desde Perú hasta Tanzania brindamos asistencia inmediata a jóvenes refugiadas, habilitamos espacios seguros para la infancia y nos aseguramos de que los niños y niñas recuperen la normalidad en sus vidas cuanto antes.

153 millones de euros se invirtieron en 89 programas de respuesta a emergencias

Esperanza para niños y niñas refugiados

Unos 3.500 niños y niñas han asistido a nuestros centros de formación preescolar para refugiados sirios en Jordania y seguimos trabajando para que su educación no se vea interrumpida, lo que los hace menos vulnerables a la explotación laboral y el matrimonio infantil.

Asistencia alimentaria

La crisis alimentaria y la guerra civil ha enfrentado a la infancia de Sudán del Sur con un mayor riesgo de morir de hambre que en cualquier otro lugar del mundo. Millones de personas han huido de sus hogares y abandonado sus huertos, lo que ha afectado la capacidad de las familias de comprar alimentos y, al mismo tiempo, la producción agrícola.

En respuesta, hemos distribuido semillas y artículos para la siembra a más de 200 mil personas.

CHIMBORAZO: LA PROVINCIA ECUATORIANA QUE LIDERA SU PROPIO DESARROLLO

Actualmente, en Plan International trabajamos en 66 comunidades de Chimborazo, situada al centro sur de Ecuador, donde miles de niños, niñas y sus familias han participado en nuestros programas. Gracias a ello, ahora tienen un mejor acceso a una educación de calidad, a servicios de salud y a empleos decentes, entre otras.   EDUCACIÓN PARA ROMPER EL CÍRCULO DE LA POBREZA Nuestros proyectos se centran en facilitar el acceso de la infancia a las escuelas, garantizar su permanencia en ellas, así como una educación de calidad. Para ello, hemos ofrecido becas a niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad y de exclusión, que viven en hogares con ingresos bajos con madres solteras o adolescentes, o por tener una discapacidad o que sus padres la tengan.  Además, hemos donado mobiliario y materiales didácticos y tecnológicos y hemos contribuido a la mejora de las infraestructuras, los comedores escolares y las instalaciones sanitarias. Además, hemos reformado los espacios recreativos con nuevos patios de recreo, zonas verdes y gestión de residuos, y proporcionamos formación a los profesores en diferentes metodologías educativas.  GARANTIZAMOS EL ACCESO A SERVICIOS DE SALUD PARA QUE LOS Y LAS JÓVENES DESARROLLEN TODO SU POTENCIAL A través de nuestros proyectos, hemos formado a 3747 en iniciativas empresariales e igualdad de derechos. También, hemos donado equipos y suministros a los centros de salud de la región.  Junto con el Ministerio de Sanidad hemos ofrecido formación a voluntarios, personal sanitario, promotores de la juventud y adolescentes en salud materna, nutrición, derechos sexuales y reproductivos, consumo de agua potable, primeros auxilios y prevención de enfermedades. Gracias a estas sesiones, los miembros de la comunidad pueden compartir los conocimientos con sus familiares y amigos para promover la salud y el bienestar en toda la zona.  OFRECIENDO OPORTUNIDADES DE EMPRENDIMIENTO A LOS Y LAS JÓVENES En los últimos cuatro años, hemos llevado a cabo sesiones de formación para mejorar las habilidades sociales y financieras de la población, especialmente de las mujeres, para que consigan una independencia económica. A través de ellas, los y las participantes han adquirido conocimientos sobre la crianza de animales de granja para mejorar la dieta y aumentar los ingresos; la producción de truchas a través de criaderos comunitarios que contribuyeron al turismo y a mejorar la nutrición y la apicultura, que aumenta la posibilidad de obtener ingresos económicos para las

Saber más

La educación en emergencias no es solo un derecho, sino una NECESIDAD

Las crisis humanitarias son cada vez más numerosas y prolongadas, privando a los niños, niñas y jóvenes de su derecho a la educación. No poder ir a la escuela tiene a menudo enormes consecuencias en sus vidas, exponiéndolos a problemas aún mayores.  Damien, Angela y Tabeth, son parte de Youth For Education in Emergencies (Youth4EiE), un grupo mundial de jóvenes que trabaja por visibilizar este tipo de situaciones y hacer un llamamiento a los líderes mundiales para que den prioridad a la educación de los niños, niñas y jóvenes en crisis, especialmente para aquellos que han tenido que huir de sus hogares, comunidades e incluso de su país.  La escuela es un entorno seguro para los niños y niñas en contextos de conflicto, ya que en ella pueden acceder a servicios esenciales de salud mental y tener alguna forma de estabilidad y sentido de pertenencia. Se necesitan más fondos, especialmente para garantizar la educación de las niñas, que tienen 2,5 veces más probabilidades de absentismo que los niños.   Cuando los niños, niñas y jóvenes son desplazados internos, su educación suele interrumpirse, especialmente para aquellos que tienen discapacidad. El acceso a las escuelas puede ser difícil, sobre todo en los lugares de conflicto, donde las escuelas están cerradas o el trayecto hasta clase se considera inseguro. Las niñas especialmente están expuestas as graves riesgos como matrimonios forzados, abusos y explotación sexual, trabajo infantil y reclutamiento por parte de los grupos armados.  Dar prioridad a la educación en situaciones de emergencia contribuye a devolver algo de poder a quienes se ven obligados a huir. Poder continuar con su educación sin interrupciones garantiza que los niños, niñas y jóvenes no se queden atrás. Los gobiernos y líderes mundiales deben asignar más fondos a la educación en emergencias, establecer mejores estructuras educativas, garantizar el apoyo a los más vulnerables, crear escuelas seguras e inclusivas, ofrecer programas a distancia y crear sistemas resilientes y de

Saber más