Tres formas en las que el coronavirus afecta a los niños y las niñas

Los niños, y especialmente las niñas, que han visto interrumpida su educación y están sometidos a las medidas de contención de virus, tienen mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental, violencia física o sexual y abandono escolar, algo que tendrá consecuencias aún peores en los países más pobres.





Ya sabemos que el coronavirus está afectando sobre todo a las personas mayores y a quienes tienen algunas enfermedades previas. No obstante, aunque se han registrado relativamente pocos casos de niños y niñas contagiados por el virus, esta pandemia mundial está afectando a la infancia porque el entorno en el que crece y se desarrolla está sufriendo las consecuencias derivadas del COVID-19.





La expansión del coronavirus está impactando negativamente en las economías más avanzadas, pero podría tener consecuencias especialmente devastadoras en los países menos desarrollados, donde los sistemas de salud son más frágiles.  

Nos enfrentamos a la peor crisis sanitaria de esta generación. El nuevo virus, también conocido como COVID-19, ya se ha extendido a 186 países, supera los 417.000 contagiados y registra más de 18.700 muertes en todo el mundo. 

A medida que los gobiernos adoptan medidas urgentes para contener la propagación del virus, desde Plan Internacional hacemos un llamamiento a los y las líderes mundiales para que tengan en cuenta a los niños y niñas, así como a las comunidades más vulnerables, en su respuesta al coronavirus.

Los niños, y especialmente las niñas, que han visto interrumpida su educación y están sometidos a las medidas de contención de virus, tienen mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental, violencia física o sexual y abandono escolar, algo que tendrá consecuencias aún peores en los países más pobres.
 
A continuación, te explicamos las tres formas en las que la pandemia del coronavirus puede afectar a los niños y las niñas y por qué las repercusiones serán peores para quienes viven en países en desarrollo:

1.    Interrupción de la educación de los niños y niñas





Más de 850 millones de niños, niñas y jóvenes –lo que representa, aproximadamente, la mitad de la población estudiantil del mundo – no está yendo a la escuela por las suspensiones de las clases adoptadas en más de un centenar de países para combatir el brote de coronavirus.

La educación es fundamental para avanzar hacia sociedades más justas y luchar contra la pobreza, especialmente en los países en desarrollo. Sin embargo, cuando se interrumpe la educación, los niños y niñas que dependen de programas escolares para obtener algunos servicios básicos, como los de alimentación y nutrición, están expuestos a una mayor vulnerabilidad porque, durante el tiempo que no vayan al colegio, no podrán recibir esos servicios tan necesarios para su desarrollo.

Los colegios también son espacios seguros en los que los niños y niñas suelen estar protegidos contra distintas formas de violencia como el abuso, la explotación o el trabajo infantil. En el caso de las niñas, el hecho de no asistir a la escuela aumenta el riesgo de ser expuestas a matrimonios infantiles y de sufrir violencia sexual.  

Además, cuando los niños y niñas no van a clase durante períodos de tiempo indefinidos y prolongados, es un desafío asegurar que continúen con sus estudios cuando se establezcan de nuevo las clases, lo que aumenta el riesgo de abandono escolar, sobre todo en el paso a la educación secundaria, especialmente para las niñas.

2.    Aumento del estrés en los hogares

La expansión del coronavirus está impactando negativamente en las economías más avanzadas, pero podría tener consecuencias especialmente devastadoras en los países menos desarrollados

El 10% de la población mundial vive con menos de 2 euros al día. Para muchas familias, los impactos de la pandemia del coronavirus pueden empeorar su situación de pobreza, ya sea porque algún familiar enferma o fallece, por el aumento de los costes de la atención médica, por tener que ocuparse de cuidar a algún familiar enfermo, o por la pérdida de uno o varios empleos dentro del núcleo familiar.

Cuando esto ocurre, los niños y las niñas pueden experimentar miedo y ansiedad por la situación, por el estrés de los padres o cuidadores, o por temor a que no puedan ser capaces de satisfacer sus necesidades básicas. Estos cambios suponen riesgos para su bienestar y desarrollo, especialmente en los niños y niñas más pequeños.

Por otro lado, las familias pueden verse obligadas a tomar decisiones difíciles sobre el futuro de sus hijos e hijas. En el caso de los chicos, el cierre del colegio, unido a las dificultades económicas o a la enfermedad del padre o la madre, puede llevarles a desempeñar trabajos particularmente peligrosos y de carácter explotador. En el caso de las niñas, la pobreza puede llevar a los padres a tomar la decisión de casarlas a una edad temprana para hacer frente a la crisis económica. 

3.    La infancia se vuelve más vulnerable

El coronavirus ha provocado el cierre de muchas escuelas y amenaza con empeorar la capacidad de protección de otras estructuras básicas para la infancia como la familia y los servicios de apoyo que los y las más pequeños necesitan para sentirse seguros.  

Para muchos niños y niñas, sus padres, madres o cuidadores/as son sus principales protectores en la vida. Sin embargo, cuando estas personas enferman o empeoran su salud por el coronavirus, los niños y niñas están mucho más expuestos a sufrir angustia, ansiedad o la explotación.  

Además, las investigaciones demuestran que, cuando la tensión en las familias se incrementa, también aumenta el riesgo de violencia familiar. El cierre o la falta de acceso a servicios básicos en el caso de los niños, niñas y familias más vulnerables puede suponer que dejen de recibir algunos recursos o tratamientos necesarios que recibían habitualmente. Por ejemplo, las revisiones médicas que se hacen periódicamente a algunos niños y niñas en situación de riesgo, pueden reducirse o cancelarse.









Trabajando para proteger los derechos de la infancia

Plan International está presente en más de 75 países y presta apoyo a miles de comunidades desfavorecidas a través de una red en la que trabajan alrededor de 10.000 personas. Como organización, nos comprometemos a garantizar que nuestros programas para promover los derechos de los niños y la igualdad de las niñas no se vean afectados por la situación generada por el coronavirus.  

Si interrumpimos nuestro trabajo, los más afectados serían los niños, y especialmente las niñas, y sus comunidades, por lo que continuamente estamos evaluando cómo podemos continuar desarrollando nuestros programas y apoyando a los y las más vulnerables.   

Trabajando para responder al coronavirus

Nuestra respuesta al COVID-19 se centrará en colaborar con las comunidades, los gobiernos nacionales y los socios para hacer frente a la propagación del coronavirus mediante la difusión de información y la promoción de prácticas de higiene adecuadas, incluida la construcción de instalaciones para lavarse las manos. 

Trabajaremos con el profesorado, los padres, madres y los proveedores de atención sanitaria para identificar estrategias que proporcionen apoyo psicosocial a los niños, niñas y sus familias. Además, intensificaremos las medidas preventivas y de respuesta en los campamentos de refugiados y desplazados en los que trabajamos actualmente.

SOBREVIVIENDO A LA PANDEMIA EN LA SOMBRA EN SUDÁN DEL SUR

Desde el estallido de la pandemia, muchas niñas y adolescentes de todo el mundo se están enfrentando a muchos más obstáculos además de la pandemia. El cierre de las escuelas, los confinamientos, y las restricciones de movimiento han provocado un aumento de la violencia de género, de los matrimonios forzados y de los embarazos adolescentes, generando una “pandemia en la sombra” en medio de la crisis del coronavirus. En Sudán del Sur, las inundaciones, el hambre y el conflicto han marcado el noveno aniversario de este joven país. Con casi 1,5 millones de personas desplazadas, las niñas y las jóvenes se están enfrentando, además de a la COVID-19, a la escasez de recursos económicos, alimentos y a la inseguridad. Hoy, nos reunimos con cuatro niñas sursudanesas desplazadas internas que no tienen acceso a la educación ni a los servicios de salud sexual y reproductiva. A continuación, las jóvenes nos cuentan cómo se están enfrentando a los efectos secundarios derivados de la pandemia. Nuer, 19 años “Antes de que estallara la pandemia, estaba a punto de hacer mis exámenes finales de secundaria. Cuando el gobierno ordenó el cierre de las escuelas y dijo a la población que se quedara en casa, fue evidente que no íbamos a volver pronto a la escuela. No asisto a las reuniones de la comunidad, ya que es donde muchas chicas son engañadas para mantener relaciones que acaban en embarazos y matrimonios precoces”. Monica, 16 años “Estuve deprimida dos meses tras el cierre de las escuelas. No sabía cómo iba a ser mi futuro. Me levantaba y hacía las tareas de casa y repasaba con mis libros. Pero llegó un momento en el que sentí que había leído todo y me aburría solo con mirarlos. Ese fue el comienzo de mi frustración con la escuela. La vida era dura. Las horas pasaban muy lento. Algunos días, parecía que no iba a oscurecer nunca y las noches se hacían más largas. Decidí pedir consejo a mi tía. Me apoyó mucho y me contó la historia de su vida y cómo llegó a donde está ahora. Su lucha me inspiró mucho… Me di cuenta de que esta pandemia es un obstáculo temporal que desaparecerá algún día. Mis compañeras se estaban casando o quedándose embarazadas y no pasaba un mes sin que escuchara sobre ello. Me mantuve fuerte y resistí todas las tentaciones siguiendo los consejos de mi tía, manteniéndome ocupada con las tareas domésticas y acompañando a mi tía a cuidar sus cosechas. Nos pasábamos el día quitando hierbas y, a veces, recolectábamos la cosecha. Hoy he vuelto a la escuela. Me siento muy feliz; como si me hubiera quitado un gran peso de encima, aunque todavía me quedan tres meses para poder hacer los exámenes finales”. Ayen, 21 años “El coronavirus ha puesto muchas cosas de manifiesto. ¡Recordaré el año 2020 como uno de los peores de toda mi vida, porque no pasaron muchas cosas en un momento en el que tenía toda la energía para hacerlas! Si sobrevivo a la pandemia sin quedarme embarazada ni perder la esperanza, será por dos razones: en primer lugar, soy una líder en mi escuela y, en segundo lugar, soy miembro del proyecto Campeones del Cambio de Plan International. Para mí, casarme con un hombre no está ni siquiera en mis planes más cercanos, y mucho menos en este momento. He visto el sufrimiento de las personas durante este tiempo. Mis amigas, que dejaron la escuela para casarse, tienen dificultades incluso para encontrar algo para comer. Realmente estoy decidida a conseguir grandes metas para poder superar todas las dificultades. Soy fuerte y animo a todas las chicas a que se olviden de cualquier otra cuestión y se concentren en sus libros”. Rachel, 20 años “Cuando se ordenó el cierre de las escuelas, mi familia me apoyó en todo lo que hice. Sabía lo aburrido que sería no estar ocupada con los estudios, así que opté por empezar a estudiar a través de libros sobre diferentes temáticas. También empecé a vender algunos productos, como carbón, para ganar algo de dinero para subsistir. Esto me mantuvo ocupada y me ayudó a sobrellevar el cierre de las escuelas. Sobre todo, me ayudó a mantenerme centrada en las cosas más importantes que tenían sentido para mí. Soy una chica con mis propios principios y nunca me ha gustado que los chicos me presionen. Me alegro de que el gobierno haya decidido dejarnos volver a la escuela”. Plan International está trabajando en Sudán del Sur para garantizar que las niñas y las jóvenes tengan la información que necesitan para tomar sus propias decisiones. En los últimos meses, hemos formado a 120 jóvenes para que las niñas, adolescentes y sus comunidades estén informadas sobre la prevención de la COVID-19 y sus derechos en materia de salud sexual y reproductiva a través de sesiones de participación y sensibilización

Saber más

Tu impacto en 13 fotos

El 2020 ha sido un año sin precedentes lleno de desafíos y dificultades, pero también de generosidad. ¡Y eso ha sido gracias a ti! A continuación, te presentamos 13 fotos de diferentes rincones del mundo que muestran el gran impacto que has tenido en la vida de los niños, niñas y sus familias. Echa un vistazo y siéntete orgulloso de todo lo que has logrado. Nosotros también lo estamos. ¡Gracias por haber estado durante todo el año apoyando a la infancia más vulnerable! 1. Te has preocupado por proteger a los niños y niñas frente al coronavirus, sin importar el país en el que viven Gracias a ti, los niños y las niñas como Luz Clarita, de 8 años, pueden lavarse las manos en casa y protegerse de la COVID-19. Sólo en Perú, has ayudado a repartir 5.000 kits de higiene a niños, niñas y sus familias para que puedan protegerse mejor y estar sanos durante la pandemia. 2. Has permanecido al lado de los niños y niñas apadrinados y sus familias A pesar del año tan convulso que hemos vivido, has ofrecido apoyo constante a tu niño o niña apadrinado. Has colaborado con ellos y con sus comunidades durante una época muy difícil, dándoles las herramientas para salir adelante. Daniya, una niña de Camboya que vive con sus padres y su hermana menor es un ejemplo de ello ya que ahora está protegida gracias a ti. Pero has ido mucho más allá, porque también has escrito cartas y mostrado tu cariño a tu apadrinado o apadrinada. Jamás olvidarán el apoyo que sintieron cuando, a través de tus cartas, sabían que pensabas en ellos.    Esperamos que tú tampoco lo olvides, porque has marcado una gran diferencia. Gracias. 3. Has conseguido que los niños y las niñas continúen con sus estudios Seguir las clases a distancia está siendo muy difícil para los niños que no tienen acceso a internet. Sin embargo, estas dos niñas de Indonesia, ambas llamadas María, siguen estudiando gracias a ti. Están escuchando juntas una clase a través de la radio. Mediante nuestros proyectos, ayudaste a repartir 1.000 radios solares a niños y niñas de la provincia de Nusa Tenggara Oriental. Gracias a estos aparatos, los estudiantes han podido seguir aprendiendo, a pesar de que las aulas estuvieran cerradas. 4. Has colaborado para que las familias no pasen hambre, dándoles esperanza y ganas de luchar Durante las fiestas navideñas, proporcionamos casi 800 ejemplares de ganadería a familias de distintos países. Cuando una familia tiene ganado, aunque sean unas pocas gallinas para empezar, su vida mejora: pueden comer huevos frescos diariamente, y ganar dinero criando gallinas y vendiendo sus huevos. Gracias a ello, niñas como Violet, de 17 años, en Zimbabue, no pasarán hambre y su familia tendrá más posibilidades de pagar sus estudios. 5. Te has acordado de los más vulnerables Cox’s Bazar, en Bangladesh, es el mayor campamento de refugiados del mundo. En esta comunidad superpoblada, el acceso al jabón y al agua potable es muy escaso. Colaborando con Plan International, has ayudado a que las familias refugiadas tengan una oportunidad para seguir luchando. Hemos repartido más de 17.000 kits de higiene a familias con hijos adolescentes, para que puedan lavarse las manos y mantenerse sanos. Además, unas 16.000 personas se han beneficiado de talleres sobre higiene y orientación. 6. Has luchado para proteger a los niños y niñas de los traficantes La infancia se está enfrentando a grandes desafíos durante esta pandemia. La trata de personas ha aumentado y cada vez más niños, y especialmente niñas, corren el riesgo de ser vendidas.  Con apenas 15 años, Dinh fue secuestrada por los traficantes un día que fue al mercado. La llevaron a China a través de la frontera y le dijeron que la venderían para casarse. Dinh consiguió escapar ocho meses después. Sin embrago, muchas niñas como ella nunca pueden volver a casa. Este año has dado un paso adelante para proteger a las niñas. Has ayudado a que sensibilicemos a las comunidades sobre los peligros de la trata y has ayudado a las supervivientes a recuperarse. 7. Has ayudado a mujeres emprendedoras a poner en marcha sus pequeños negocios para sostener a sus familias La pandemia ha sumido a más familias en la pobreza. Pero tú has ayudado a las mujeres de Ecuador a salvar sus ingresos e invertir en su futuro.   Tu apoyo ha servido para que algunas mujeres reciban formación cobre emprendimiento para empezar a producir algo que se necesitaba con urgencia: mascarillas. Ahora, estas empresarias se ganan la vida cosiendo mascarillas (¡han hecho más de 30.000!) y vendiéndolas a bajo coste a otras personas de sus comunidades. De este modo, todos ganan. 8. Has conseguido que los niños y niñas se sientan menos aislados y solos Fátima tiene 14 años y es de Siria, pero ahora vive en el campamento de refugiados de Azraq, en Jordania. Con los confinamientos, Fátima podría haberse sentido totalmente aislada, pero no ha ocurrido gracias a ti. Has ayudado a Fátima y a otros niños y niñas de su comunidad a mantenerse conectados para apoyarse mutuamente. A través de nuestros programas online, por WhatsApp y otras plataformas, la juventud ha tenido un espacio para debatir y reflexionar sobre cuestiones que les preocupan. “Sinceramente, lo más importante ha sido el contacto con mis amigas”, dice Fátima. 9. Has ayudado a las niñas a evitar el matrimonio precoz y a centrarse en la escuela Stella es una joven que huyó de Sudán del Sur en busca de una vida mejor, pero solo encontró aún más dificultades. Sintiendo que era su única escapatoria, decidió abandonar la escuela y casarse, pero eso sólo empeoró las cosas. Stella es una superviviente, y, con tu apoyo, ha conseguido dar un giro a su vida. Ha vuelto a la escuela, y, a pesar del estigma que sufre por haber estado casada, está decidida a terminar sus estudios. “Quiero ser enfermera”, nos dice Stella. “Si no hubiera vuelto a la escuela, no tendría futuro”. 10. Has difundido los mensajes de la juventud Si cuentan con los medios adecuados, los y las jóvenes pueden impulsar cambios en sus comunidades. Estás apoyando a la próxima generación de defensores de los derechos de la infancia y de las niñas, como Chandrakala en Nepal, que lucha contra la trata de niños sensibilizando a las familias sobre la protección de la infancia. Estás ofreciendo a la juventud las plataformas que necesitan para amplificar sus mensajes e inspirar a otras personas. Y lo mejor es que la sociedad les está empezando a escuchar.  11. No te has olvidado de las necesidades específicas de las adolescentes Las consultas sanitarias de las chicas no han cesado durante la pandemia. Sin embargo, muchas se han quedado sin recursos ni conocimientos básicos para gestionar su higiene menstrual. Esto no ocurre en la comunidad de Maiduguri, en Nigeria. Allí, has contribuido a que 800 niñas reciban clases sobre higiene menstrual, así como kits de higiene con compresas y ropa interior, además de otros artículos como jabón, cepillos de dientes, pasta de dientes, mascarillas y desinfectante de manos. “Nuestros padres no tienen dinero para pagar los artículos que hemos recibido hoy”, dijo una estudiante. “No recuerdo la última vez que usé un cepillo de dientes”. 12. Respondiste cuando los niños y niñas de Beirut te necesitaban “Estaba muy asustada. El ruido era muy fuerte y pensé que nos estaban atacando”, contaba en agosto Lamar, de 10 años. “El techo de la casa de mi tío se cayó. Empecé a llorar y me abracé muy fuerte a mi mamá”. En agosto, una explosión en Beirut, Líbano, causó daños devastadores en una ciudad que ya se enfrentaba al colapso económico y la pandemia. Las vidas de los niños y niñas estaban en peligro. No obstante, en el momento en el que más te necesitaban, estabas allí, mostrando tu solidaridad con la infancia más necesitada. Gracias a tu apoyo, repartimos alimentos y artículos de primera necesidad a las familias afectadas por esta tragedia. 13. Ofreciste a las chicas la oportunidad de ocupar un puesto de poder Abigail es una niña dominicana de 14 años que fue senadora durante un día.  Abigail sustituyó al senador José del Castillo Saviñon con motivo del Día Internacional de la Niña. En sus reuniones habló sobre la seguridad online de las niñas y sobre cómo la falta de acceso a internet está impidiendo que los niños y niñas de las comunidades rurales aprendan a distancia durante la

Saber más