Apoyamos a las comunidades más afectadas por el cambio climático a través del desarrollo de habilidades verdes para mujeres en África

Plan International España desarrolla distintos proyectos enfocados a la sostenibilidad para dotar a las mujeres jóvenes y las niñas de los conocimientos y habilidades necesarias para reclamar su espacio en la economía verde en los países africanos más afectados por los efectos de la crisis climática.

La crisis climática está causando graves daños y pérdidas irreversibles al planeta y las personas. Los fenómenos meteorológicos extremos, provocan la pérdida de vidas y recursos que incrementan día a día las desigualdades. Por ello, Plan International España desarrolla distintos proyectos enfocados a la sostenibilidad para dotar a las mujeres jóvenes y las niñas de los conocimientos y habilidades necesarias para reclamar su espacio en la economía verde en estas zonas:

El proyecto DESFERS en Mali, Níger y Senegal, fomenta el empleo y emprendimiento de 20.000 mujeres en el sector de la energía solar fotovoltaica en el Sahel, una de las áreas del mundo con más horas de sol y menos acceso a energía eléctrica. A través de este proyecto, se han instalado 36 redes fotovoltaicas en comunidades rurales, logrando la autonomía económica y el desarrollo de estas mujeres, de sus familias y comunidades, a través del uso y comercialización de energías limpias.

A través del proyecto “Desarrollo socioeconómico de mujeres mediante energías renovables en Níger” hemos instalado plataformas solares multifuncionales que dan servicio a múltiples actividades generadoras de ingresos, y sistemas de irrigación mediante bombas solares en 22 comunidades que servirán para apoyar la generación de ingresos de a más de 1.000 mujeres.

Con el proyecto “Reactivación de la actividad agrícola durante y post contexto COVID-19 con enfoque de género y resiliencia y uso de energía renovable”. Buscamos llegar a más de 200 jóvenes, la mayoría de ellos mujeres, de entre 18 y 29 años, para mejorar sus condiciones de vida y sus oportunidades de acceso al emprendimiento, utilizando los principios de la agroecología, el uso de las energías renovables y las tecnologías limpias.

A través de “Ilumina tu Futuro”, contribuimos a mejorar la situación socioeconómica de 50 jóvenes que viven en comunidades de acogida y campamentos de refugiados en Sudán. El proyecto se centra en la mejora de sus competencias para dedicarse a actividades de subsistencia sostenibles en el ámbito de la energía renovable.

En otros países africanos como Ghana, Kenia, Liberia, Uganda, Ruanda o Malaui, hemos puesto en marcha micro redes solares para la electrificación o intervención ecológica en áreas rurales aisladas para y mejorar la resiliencia climática de la comunidad.

Contamos también con programas para la adaptación al cambio climático y la mitigación y reducción de riesgos asociados al mismo, como el programa “Escuelas Seguras”, que ofrece a niñas y niños de numerosos países los conocimientos necesarios para hacer frente a desastres, y contribuye a la mejora de las construcciones y los servicios escolares para que las niñas y los niños de áreas con mayor riesgo de desastres puedan seguir aprendiendo con seguridad.

 

Para más información, ponemos a tu disposición nuestros informes  “Jóvenes y habilidades verdes” y  “From the Frontlines”.

ZamZam y Juweriya: voces de las niñas amenazadas por la hambruna que se cierne sobre Somalia

Al borde de la hambruna, Somalia se enfrenta a su peor sequía en 40 años. Cinco temporadas sin lluvias hacen que 7,8 millones de personas en el país padezcan hambre y que la mitad de todos los niños y niñas del país, hasta 1,8 millones de menores de cinco años, sufran desnutrición aguda.  Niñas como Juweriya y ZamZam, de 12 años, de la región de Togdheer, en Somalilandia, intentan seguir con su educación en mitad de un presente incierto. El hambre está afectando a su capacidad de concentración en clase y cada mañana tardan más en encontrar agua y hacer sus tareas.  ZamZam en clase  “A veces desayunamos y a veces no. Cuando estoy en clase, tengo hambre. Cuando tengo hambre no puedo estudiar bien”, explica ZamZam.  Miles de niños y niñas somalíes abandonan la escuela, lo que les expone a la violencia sexual, el trabajo infantil y el matrimonio precoz. Las escuelas también están cerrando debido al elevado número de abandonos provocados por las familias que emigran con sus hijos a otras partes del país en busca de mejores oportunidades.  “Nos preocupa la sequía, la falta de agua y lluvia, y el hambre. La gente se ve obligada a huir de sus hogares. Algunos niños y niñas que antes iban a la escuela, han tenido que dejar sus estudios como consecuencia de la sequía” , dice ZamZam.  Juweriya se queja de las distancias que niños y niñas tienen que recorrer para llegar a la escuela.  Juweriya, su madre y su abuela se mudaron para estar más cerca del agua y otros servicios básicos después de que se les muriera todo el ganado, lo que para las familias de pastores significa la pérdida de medios de subsistencia e ingresos. Hay poca comida y la familia está muy desnutrida.  “Me levanto a las 5 de la mañana porque tengo que estar en la escuela a las 7. Me levanto temprano, rezo, pongo té en el fuego, busco agua y luego voy a la escuela. Vengo todos los días”, dice Juweriya.  “Los alimentos se han agotado y los campos de donde solían traerse se han secado. Así que sólo cocinamos dos veces al día. A veces desayuno y a veces no. Cuando desayuno estoy bien, pero cuando no desayuno, me pongo enferma”, nos cuenta Juweriya.  Las distancias a recorrer para llegar a la escuela también están disuadiendo a los niños y niñas de hacer los arduos viajes, a menudo con hambre y sin agua para beber. “A veces, cuando camino, el sol calienta mucho. Cuando camino bajo el sol, me duele un poco el estómago”, dice Juweriya.   Preocupan las repercusiones a largo plazo que el cierre de escuelas y el abandono escolar tendrán en toda una generación. Somalia es uno de los países con mayor número de niños sin escolarizar: 3 millones.  La hambruna que se avecina sobre Somalia podría ser incluso peor que la de 2011, cuando 260.000 personas perdieron la vida. La mitad de los fallecidos fueron niños menores de cinco

Saber más

CHIMBORAZO: LA PROVINCIA ECUATORIANA QUE LIDERA SU PROPIO DESARROLLO

Actualmente, en Plan International trabajamos en 66 comunidades de Chimborazo, situada al centro sur de Ecuador, donde miles de niños, niñas y sus familias han participado en nuestros programas. Gracias a ello, ahora tienen un mejor acceso a una educación de calidad, a servicios de salud y a empleos decentes, entre otras.   EDUCACIÓN PARA ROMPER EL CÍRCULO DE LA POBREZA Nuestros proyectos se centran en facilitar el acceso de la infancia a las escuelas, garantizar su permanencia en ellas, así como una educación de calidad. Para ello, hemos ofrecido becas a niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad y de exclusión, que viven en hogares con ingresos bajos con madres solteras o adolescentes, o por tener una discapacidad o que sus padres la tengan.  Además, hemos donado mobiliario y materiales didácticos y tecnológicos y hemos contribuido a la mejora de las infraestructuras, los comedores escolares y las instalaciones sanitarias. Además, hemos reformado los espacios recreativos con nuevos patios de recreo, zonas verdes y gestión de residuos, y proporcionamos formación a los profesores en diferentes metodologías educativas.  GARANTIZAMOS EL ACCESO A SERVICIOS DE SALUD PARA QUE LOS Y LAS JÓVENES DESARROLLEN TODO SU POTENCIAL A través de nuestros proyectos, hemos formado a 3747 en iniciativas empresariales e igualdad de derechos. También, hemos donado equipos y suministros a los centros de salud de la región.  Junto con el Ministerio de Sanidad hemos ofrecido formación a voluntarios, personal sanitario, promotores de la juventud y adolescentes en salud materna, nutrición, derechos sexuales y reproductivos, consumo de agua potable, primeros auxilios y prevención de enfermedades. Gracias a estas sesiones, los miembros de la comunidad pueden compartir los conocimientos con sus familiares y amigos para promover la salud y el bienestar en toda la zona.  OFRECIENDO OPORTUNIDADES DE EMPRENDIMIENTO A LOS Y LAS JÓVENES En los últimos cuatro años, hemos llevado a cabo sesiones de formación para mejorar las habilidades sociales y financieras de la población, especialmente de las mujeres, para que consigan una independencia económica. A través de ellas, los y las participantes han adquirido conocimientos sobre la crianza de animales de granja para mejorar la dieta y aumentar los ingresos; la producción de truchas a través de criaderos comunitarios que contribuyeron al turismo y a mejorar la nutrición y la apicultura, que aumenta la posibilidad de obtener ingresos económicos para las

Saber más