Accede a las últimas noticias que hemos publicado sobre nuestro trabajo.

Noticias

Plan International logo

INSTAMOS A LA PROTECCIÓN DE NIÑOS Y NIÑAS MIGRANTES Y SOLICITANTES DE ASILO EN LA FRONTERA ENTRE BIELORRUSIA Y LA UE

Los informes recogen que más de 5.000 personas han estado haciendo frente a condiciones de frío extremo a lo largo de la frontera entre Bielorrusia y Polonia.  Pedimos que se proteja de cualquier forma de violencia a todos los niños y las niñas solicitantes de asilo, refugiados y migrantes en la frontera entre Bielorrusia y la UE y que se dé una respuesta a sus necesidades de protección, refugio, alimentos, agua y tratamiento médico.  La actual crisis humanitaria en la frontera entre Bielorrusia y la UE ha causado al menos diez muertes y ha dejado a miles de personas, incluidos niños y niñas, abandonados en condiciones cada vez peores, agravadas por el duro invierno, la pandemia de la COVID-19 y la violencia.   Las niñas y las jóvenes refugiadas y migrantes están especialmente expuestas a la violencia, los abusos sexuales y la explotación.   Un portavoz de Plan International ha manifestado que “las niñas y las jóvenes refugiadas y migrantes están especialmente expuestas a la violencia, los abusos sexuales y la explotación. Es terrible que tantas de ellas tengan que luchar diariamente por su supervivencia en condiciones de frío extremo. El momento de actuar es ahora”.     Todos los niños, niñas y jóvenes desplazados tienen derechos específicos que vienen garantizados por el derecho internacional humanitario, sin discriminación y con independencia de su estatus de refugiado, solicitante de asilo o migrante o de cualquier otra razón que le haya llevado a ser una persona desplazada.  Debe respetarse el principio de no devolución, lo que significa que ninguna persona debe ser devuelta a un país en el que pudiera estar en peligro.  LAS AUTORIDADES DEBEN RESPETAR LOS DERECHOS DE TODOS LAS PERSONAS IMPLICADAS  Según informes recientes, ha habido más de 5.000 personas haciendo frente a condiciones de frío extremo a lo largo de la frontera entre Bielorrusia y Polonia. La mayoría son población kurda de Irak, pero también hay personas de Siria, Irán, Afganistán, Yemen y Camerún, entre otros países. Hay grupos extremadamente vulnerables entre las personas atrapadas en esta situación: niños y niñas separados o no acompañados, mujeres jóvenes, mujeres embarazadas, familias con niños y personas con discapacidad.  Plan International insta a todas las autoridades implicadas a respetar los derechos humanos, la seguridad y la dignidad de los niños, niñas y adultos implicados en esta crisis y a permitir el acceso de las organizaciones humanitarias a la zona fronteriza para que puedan atender las necesidades urgentes de las personas solicitantes de asilo y

SABER MÁS
Navidad regala vida

Regala Vida: el regalo más solidario de Plan International para estas navidades

Ante la llegada de las fiestas navideñas, es hora de empezar a pensar en la decoración, la comida, los invitados y, por supuesto, los regalos. Pese a este marcado carácter festivo, la pandemia no ha hecho más que agravar las desigualdades en el mundo y sus consecuencias podrían hacer que los derechos de los niños y las niñas se vean gravemente afectados. Por eso, Plan International, organización que trabaja por los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas, presenta Regala Vida. Este proyecto solidario busca mejorar la vida de la infancia, sus familias y comunidades en todo el mundo. La crisis global generada por la pandemia podría hacer que 20 millones de niñas y adolescentes no regresen a clase este curso. Pero no solo se trata de la COVID-19. A la pandemia se suman los conflictos armados, la crisis climática y la económica. Todo esto está provocando un aumento global del hambre: 41 millones de personas están al borde de la inanición y de una grave crisis alimentaria. En países del Sahel Central como Mali, Burkina Faso y Níger, 7,4 millones de personas no saben qué comerán al día siguiente. Así mismo, como consecuencia de la crisis educativa global, se estima que pueda haber 13 millones más de matrimonios infantiles en los próximos 10 años. Por esto, Plan International ofrece esta Navidad Regala Vida, el regalo que ayuda a mejorar la vida de las niñas, jóvenes y familias que más lo necesitan. A través de esta iniciativa, la ONG destina las donaciones a apoyar su trabajo en 75 países y asegurar que niños y niñas reciben la educación y la protección a la que tienen derecho, de manera que no sean excluidos de los servicios básicos o de la toma de decisiones que les afectan. En colaboración con organizaciones locales, redes nacionales y agencias de gobierno, Plan International lleva a cabo proyectos en áreas de trabajo clave durante la infancia y la juventud. Regala Vida no es solo un regalo, es una donación que proporciona apoyo donde más se necesita, responde a situaciones de emergencia, crisis humanitarias y refuerza los programas que implementa la ONG en África, América y Asia. Fernando Álvarez, director de Marketing y Fundraising de Plan International, ha comentado que: “gracias a Regala Vida, esperamos seguir construyendo un mundo más justo e igualitario en el que los derechos de los niños y las niñas estén garantizados y se respeten. Las consecuencias de la pandemia podrían ser devastadoras y hacernos retroceder décadas en la defensa de la infancia. Por eso, estas Navidades, desde Plan International, hacemos un llamamiento a todas las personas, empresas y organizaciones para que regalen solidaridad y apoyen las causas que defiende nuestra organización”. Regala Vida, regala solidaridad Plan International pone a disposición de todos los interesados una amplia variedad de kits con los que regalar solidaridad estas navidades. Entre las opciones disponibles, ya se pueden adquirir los siguientes kits de Regala Vida: Kit energético para que una familia en riesgo de exclusión tenga la oportunidad de tener acceso a luz, calefacción y agua caliente. Kit conectividad para darle la oportunidad a un o una adolescente residente en Madrid de comunicarse y sentir el cariño de sus seres queridos a pesar de la distancia. Kit COVID-19 con 1 pastilla de jabón,1 cortauñas, 1 toalla, 1 mascarilla reutilizable y 1 guía de prevención Kit de emergencias con 1 lona, 1 mosquitera, menaje de cocina, 2 alfombrillas, 3 cuerdas y 1 cubo. Kit de higiene con cepillo y pasta de dientes, 3 pastillas de jabón, 1 cubo, 2 paños, 1 bote de vaselina y 1 loción antimosquitos. Kit escolar con cuaderno, 10 bolígrafos, 2 lápices, 1 regla (30 CM), 1 goma de borrar, 1 sacapuntas y 1 bolsa de tela. Kit de parto seguro con guantes, gasas, algodones y toallitas de bebé, entre otros materiales. Kit menstrual con compresas reutilizables, jabón, bolsas y cubos. Kit de movilidad para cubrir las necesidades mensuales de transporte de los niños, niñas y jóvenes que quieren volver a estudiar. Kit del recién nacido con pañales reutilizables, 1 pomada para la irritación, 3 paños de algodón, comida para 7 días y 1 bolsa de tela. Certificado de nacimiento para garantizar el registro y derecho a la identidad de algún niño o niña, dándole acceso así al resto de derechos humanos fundamentales. W.C. para niñas, para que las niñas y adolescentes puedan usar un baño privado en sus escuelas y comunidades, y no estén expuestas a las agresiones sexuales. Kit de energía solar para zonas rurales aisladas y sin electricidad, que permite el acceso a una fuente de energía segura, para que los niños y niñas puedan estudiar. ¡No lo dudes más! Plan International tiene el regalo perfecto para estas fiestas: Regala Vida, regala solidaridad. La organización hace una llamada a la acción y pide más colaboración que nunca para, a través de pequeñas donaciones, proteger a las personas más desfavorecidas de los impactos de la crisis por la pandemia y avanzar hacia un mundo más justo y

SABER MÁS
terremoto haiti convenio AECID

La Oficina de Acción Humanitaria de la AECID activa el convenio de emergencia en Haití

El Gobierno de España a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) aportará ayuda humanitaria por valor de 206.446,82 € euros a Plan International para mejorar el acceso a las necesidades básicas de más de 3.800 personas en el departamento de Nippes (Haití). Esta iniciativa humanitaria prevé la entrega de efectivo a un total de 712 familias (1486 hombres, 1282 mujeres, 583 niños y 503 niñas) de Petit Trou, Baradères e I’Azile, en el departamento de Nippes, durante cuatro meses para tratar de asegurar la alimentación y otras necesidades básicas de las familias más vulnerables afectadas por el terremoto del pasado agosto. Elisa Paz, nuestra directora de Programas Internacionales, ha indicado que: “en 2010, Haití sufrió uno de las peores catástrofes de su historia, con un terremoto de magnitud 7 que desoló el país. En agosto de este año, otro terremoto venía a sumarse a los problemas sistémicos que hacen de Haití uno de los países más vulnerables de la región. Con la activación hoy del Convenio de Emergencia financiado por AECID, Plan International da respuesta a las necesidades de protección de la infancia en esta emergencia, en especial de las niñas y adolescentes y de sus familias, contribuyendo a cubrir sus necesidades básicas y mejorando su bienestar psicológico, así como trabajando en la prevención de la violencia”. Casi la mitad de la población haitiana padece una gran inseguridad alimentaria, y las últimas cifras, estiman que el 42% de las personas se enfrentan a una grave escasez de alimentos. Además, la intervención incluye sesiones de sensibilización y actividades a mujeres, niñas, niños y adolescentes acerca de protección infantil y violencia de género. Las mujeres y niñas de las zonas más afectadas denuncian que el acoso sexual y la violencia física han aumentado desde el terremoto. Muchas de ellas carecen de vivienda o se sienten en riesgo de ser agredidas en los asentamientos improvisados. El pasado 14 de agosto un terremoto de magnitud 7.2 afectó a las regiones del sur oeste de Haití con un balance de unas 2.200 personas fallecidas, más de 10.000 heridas; y unas 130.000 viviendas dañadas o destruidas por completo. La AECID financió con 250.000 euros el llamamiento de ayuda internacional de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR) para esta emergencia. En septiembre de este año, la AECID activó los convenios de emergencias que mantiene con las ONG Cruz Roja y Acción Contra el Hambre -por un valor total de 265.433 euros- para posibilitar el acceso a agua potable de la población de Sud, Nippes y Grand’Anse y formar a técnicos locales en materia de agua y saneamiento. El trabajo de Plan International El enfoque de Plan International en términos de protección se refleja a través de la elección de la modalidad de transferencia monetaria ya que, además de ser una prioridad el nivel de necesidades de las familias afectadas por el terremoto, esta opción tiene en cuenta aspectos específicos de refuerzo familiar para garantizar que los padres, madres y cuidadores tengan las oportunidades, relaciones, redes y apoyos necesarios para poder criar a los niños, niñas y adolescentes de manera adecuada y mejorar la situación económica de los hogares y las capacidades financieras de las familias. Desde Plan International se considera que las transferencias monetarias, además de salvar vidas, pueden contribuir a la disminución del estrés de los padres por satisfacer las necesidades de supervivencia de la familia. De este modo, se intenta garantizar una menor probabilidad de abuso infantil y otras formas de violencia y explotación hacia la infancia y, así, tener un impacto en el bienestar y protección de la infancia en un contexto de emergencia. Además, las actividades de sensibilización e información sobre temáticas relacionas con la protección y los derechos de la infancia, cuidado infantil y violencia de género se implementarán con el fin de promover un enfoque de protección especifico, sobre todo en un contexto de emergencia

SABER MÁS

Impulsamos una red de Ciudades Seguras que promueva medidas contra el acoso callejero

Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, que se celebra el 25 de noviembre, Plan International ha organizado hoy el Safer Cities for Girls Summit, un evento donde representantes municipales de ciudades españolas y belgas han compartido recomendaciones y buenas prácticas en el marco del proyecto Safer Cities for Girls, una iniciativa que denuncia el acoso callejero y que ha recogido las experiencias de más de 5.000 chicas para crear ciudades más seguras, inclusivas y libres de miedo y violencia de género. El acto, que ha tenido lugar en la sede de la Comisión Europea en España, ha servido para hacer balance de un programa que se ha implementado durante dos años en seis ciudades de España y Bélgica: Madrid, Bruselas, Barcelona, Amberes, Sevilla y Charleroi; y que cuenta con la financiación de la Comisión Europea. Además, recientemente se han adherido al programa nuevas ciudades como Alcobendas y Gante. Los datos y recomendaciones recogidos en el informe de Safer Cities for Girls han sido compartidos por las responsables de Plan International en España y Bélgica, organización que trabaja por los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas. Al acto también han asistido representantes de la Comisión Europea, de los ayuntamientos participantes en el proyecto, así como expertas en urbanismo y comunicación con perspectiva de género, quienes han debatido en torno a la prevención y la sensibilización sobre acoso callejero. Concha López, directora general de Plan International España, ha destacado en su intervención que “debemos abogar por marcos regulatorio que luchen contra el acoso callejero desde un enfoque de prevención y sensibilización y que se concreten en planes de acción específicos, que cuenten con la financiación adecuada para garantizar que nuestras ciudades son espacios seguros y libres de violencia para las niñas y mujeres”. Además, López ha anunciado que Plan International ya está trabajando para impulsar una Red Estatal de Ciudades Seguras, que representará “una oportunidad de abordar un problema desde la colaboración y el aprendizaje mutuo, y siempre de la mano de las niñas y jóvenes que recorren nuestras calles. Por eso, hoy hago un llamamiento a los ayuntamientos de todo el país para adherirse a esta iniciativa y trabajar junto a las jóvenes para frenar el acoso callejero”.   Por su parte, Catherine Mores, directora en funciones de Plan International Bélgica, ha indicado que “las jóvenes están en el centro de este programa y, gracias a su experiencia, entusiasmo, coraje, persistencia y creatividad, y con el apoyo de los representantes políticos, compañeros y aliados, pueden hacer frente de manera efectiva a esos tabúes que son una gran losa para nuestra sociedad. En Bélgica hemos hecho especial hincapié en trabajar junto con los jóvenes en toda su diversidad. Porque, independientemente de su origen o del género con el que se identifiquen, el acoso tiene un impacto potencialmente enorme en su libertad de movimiento”. María Ángeles Benítez, directora de la Representación de la Comisión Europea en Madrid, ha intervenido en el Safer Cities for Girls Summit y ha señalado que en: “la víspera del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, es necesario recordar que, por desgracia, el acoso y las agresiones físicas y sexuales en los espacios públicos siguen siendo una amenaza cotidiana para las mujeres y las niñas en toda Europa. Se trata de un problema al que debemos hacer frente como sociedad.  Por ello, el proyecto Safer Cities for Girls, financiado por la Comisión Europea, es más pertinente que nunca, ya que pretende crear ciudades más seguras, responsables e inclusivas para todas las mujeres y niñas europeas, contribuyendo así a erradicar esa lacra”. Un proyecto con alcance global Desde 2017, Plan International trabaja en la seguridad de las niñas y mujeres en las ciudades en el marco de la iniciativa Safer Cities, desarrollada en colaboración con ONU Habitat y Women in Cities International, y en la que ya participan más de 20 ciudades de países como la India, Egipto, Kenia, Perú o Paraguay, entre otros. Para niñas, adolescentes y jóvenes de todo el mundo, el acoso callejero es un tipo de violencia cotidiana pero invisibilizada y normalizada, como puso de manifiesto nuestro primer informe (In)seguras en la ciudad, elaborado en 2018. Un análisis que ofreció primer diagnóstico global de la violencia como barrera a la libertad de las jóvenes en el espacio urbano, a través de datos y experiencias de acoso callejero en cinco ciudades de todos los continentes, de Sídney a Lima. Resultados y recomendaciones de Safer Cities for Girls En relación a los resultados del estudio elaborado en Safer Cities for Girls, cabe destacar que 8 de cada 10 (76%) jóvenes participantes en el programa en Madrid, Barcelona y Sevilla han sufrido acoso callejero. Además, el 90% de las que han experimentado episodios de acoso aseguran que no recibieron ningún tipo de ayuda de quienes estaban presentes. El informe completo sobre Safer Cities for Girls con los resultados de las encuestas realizadas en las ciudades españoles ya se puede consultar aquí. Desde la ONG, y en base a los aprendizajes obtenidos con este programa, se recomienda: Legislar para prevenir, detectar, denunciar, sancionar y erradicar el acoso callejero, como una forma de violencia por razón de género. Sistematizar la perspectiva de género en el diseño de las ciudades para una planificación urbana inclusiva e igualitaria. Apostar por una educación inclusiva, de calidad y en igualdad, tanto formal como informal, para erradicar los estereotipos de género y como herramienta de prevención de todas las formas de violencia de género, incluido el acoso callejero. Aumentar los recursos de atención para jóvenes que han sufrido acoso en los espacios públicos, e incluir estos servicios psicosociales en todos los ámbitos, teniendo en cuenta que el acoso callejero se produce en cualquier espacio. Fomentar la participación de los jóvenes en el diseño de ciudades más seguras, para tener en cuenta sus experiencias, demandas y necesidades en el ámbito de una ciudad inclusiva. Sensibilizar y difundir las iniciativas municipales en materia de prevención y atención del acoso callejero, a través de campañas institucionales en medios de comunicación, plataformas de redes sociales y otras herramientas accesibles y relevantes para los y las jóvenes. Reforzar las medidas de seguridad, con un enfoque de prevención, especialmente en los espacios considerados más inseguros. Incorporar una visión amplia del acoso como una forma de violencia por razón de género y de control de la participación de las niñas y adolescentes en el espacio público, que también puede trasladarse al espacio online. Tener en cuenta el impacto de la pandemia de COVID-19 en términos de una nueva percepción de la seguridad/inseguridad en las ciudades, para construir espacios públicos sobre la base de la igualdad de

SABER MÁS

Que nadie se quede sin Navidad

Las consecuencias sociales y económicas de la pandemia de la Covid-19 han tenido un mayor impacto en las adolescentes y jóvenes vulnerables, un grupo de población que se enfrentó a riesgos específicos durante el confinamiento. En España ya trabajamos en itinerarios de capacitación y formación sociolaboral con adolescentes sin titulación de contextos vulnerables, que ahora se encuentran en riesgo de quedar relegadas del sistema educativo y de las oportunidades de futuro, entre otros factores, debido a la brecha digital. Durante los meses más duros del confinamiento Plan International atendió con su programa #QueNadieSeQuedeFuera a estos 2.000 adolescentes y sus familias. Llegan las fiestas navideñas, unas fiestas muy especiales que todos tenemos derecho a disfrutar y, como mínimo, a tener cubiertas todas nuestras necesidades básicas. En estas fechas, que van a ser especialmente difíciles para muchas familias, queremos que nuestros adolescentes, especialmente las chicas, sepan que no están solas. Por ello, pedimos a toda la sociedad que apoye nuestra respuesta para transmitir la seguridad y el cariño que queremos que llegue a los y las adolescentes más vulnerables. El apoyo y las donaciones de todos los que creen y apoyan el trabajo de nuestra organización, será el regalo navideño más solidario de este año. Gracias por estar dentro y ayudarnos para #QueNadieSeQuedeSinNavidad. Objetivos principales Ofrecer actividades de ocio y tiempo libre a jóvenes y sus familias. Ofrecer apoyo psicosocial y emocional a las y los adolescentes y sus familias para gestionar las situaciones de estrés motivadas por los efectos de la pandemia. Cubrir necesidades materiales básicas como por ejemplo alimentación y productos de higiene. Ofrecer bonos de energía para poder sufragar gastos de electricidad y de conectividad para que puedan comunicarse con sus familiares que están lejos ¿Cómo puedes colaborar? Para apoyarnos a que estas adolescentes vulnerables sigan recibiendo nuestra ayuda, podéis colaborar de diferentes maneras: Con aportación de la empresa y sus empleados/as. Con una donación en especie de productos o servicios. Eventos solidarios. Dando difusión a la campaña #QueNadieSeQuedeSinNavidad con newsletters a socios y empleados para que se sumen a ella o a través de redes sociales. Nos podéis encontrar en Twitter, Instagram, Facebook y  YouTube. Colaborando con #RegalaVida. Un regalo tan pequeño que cabe en un clic, pero tan grande que puede convertiste en ayuda para quien más lo necesita: Kit energético Kit de conectividad  Si quieres que tu empresa colabore contacta con Begoña Piquer, Alianzas con empresas: Email: [email protected] Teléfono: 662 625

SABER MÁS

La COP26 no ha reconocido la urgencia de la crisis climática

En relación al acuerdo final de la COP26, desde Plan International consideramos que: La COP26 no ha reconocido la urgencia de la crisis climática. Los países más vulnerables a los impactos del cambio climático se han visto obligados a aceptar un acuerdo que, sencillamente, no será suficiente para las comunidades que ya están experimentando efectos devastadores, teniendo en cuenta que los niños y las niñas son los más afectados. Nos decepciona que los líderes no hayan dado un paso adelante en la financiación para revertir la crisis climática, que es vital para apoyar a las comunidades que la sufren en primera línea. El objetivo de 100.000 millones de dólares al año, fijado hace 12 años y ahora insuficiente para satisfacer las necesidades de las comunidades más vulnerables, sigue sin cumplirse. La promesa de los países desarrollados de duplicar la financiación no es suficiente para atender las necesidades urgentes de los países más vulnerables a la emergencia climática ni para adaptarse a los fenómenos meteorológicos extremos a los que se enfrentan ahora y a los que se enfrentarán en el futuro. Y en lo que respecta a la financiación de las pérdidas y los daños, prioridad básica de los países de bajos ingresos en esta COP26 y clave para avanzar en justicia climática, los países desarrollados ni la han cumplido ni se han comprometido a hacerlo. La COP26 ha representado una oportunidad única para priorizar y avanzar en la educación climática de calidad, crucial para preparar a los niños, niñas y jóvenes para la crisis a la que se enfrentan. Los propios niños, niñas y jóvenes han pedido a los líderes mundiales que inviertan en la educación sobre la crisis climática. Así mismo, desde Plan International nos hemos sumado a las peticiones de los más jóvenes, con recomendaciones para los gobiernos que recogemos en nuestro reciente informe Reimaginar la acción climática. No recoge el impacto en la educación de las niñas Acogemos con satisfacción los compromisos asumidos en el nuevo Programa de Trabajo de Glasgow sobre la Acción para el Empoderamiento Climático (ACE) para fomentar un diálogo durante las sesiones de trabajo, sobre el compromiso y la participación de los niños y los jóvenes en las delegaciones oficiales y un foro anual dirigido a los jóvenes. Lamentablemente, el Programa de Trabajo de Glasgow aprobado en la COP26 no reconoce de forma suficiente el impacto desproporcionado del cambio climático en la educación de las niñas, ni incluye acciones clave para apoyar el acceso a una educación de calidad. A pesar de nuestros esfuerzos junto a otras organizaciones de la sociedad civil, los compromisos siguen sin reconocer el poder de la educación transformadora para la igualdad de género como vía clave para la justicia climática. Tampoco incluye con la suficiente relevancia el compromiso cívico, las habilidades verdes, las habilidades para la vida, los procesos políticos y el activismo y, fundamentalmente, no cuenta con un enfoque basado en derechos. La combinación de las restricciones de la COVID-19, los problemas de visados, la desigualdad de acceso a la vacunación, los elevados costes de alojamiento, así como las barreras al acceso de la sociedad civil a los espacios clave de toma de decisiones han convertido a la COP26 en una de las más exclusivas e inaccesibles hasta la fecha. Muchas negociaciones y eventos cruciales -y no menos importantes, las negociaciones sobre la participación pública y juvenil- han sido inaccesibles para los que más se juegan frente al clima. Por lo tanto, no es de extrañar que los documentos finales no reflejen la urgencia del momento que vivimos. Finalmente, la COP26 ha mantenido el compromiso de los 1,5 grados en su agenda. Para los niños y las niñas más excluidos de todo el mundo, la diferencia entre 1,5 y 2 grados más será enorme. Es vital que todos los países acudan a la COP27 en Egipto con planes actualizados, nuevas energías y más fuerza de voluntad para hacer realidad el 1,5 y la justicia

SABER MÁS

S.M. la Reina Doña Letizia visita el programa de formación y apoyo al emprendimiento de Plan International en Paraguay

En el marco de su viaje a Paraguay, S.M. la Reina Doña Letizia ha visitado esta mañana el programa SAPE´A, que desarrolla Plan International con financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). SAPE´A es un programa de apoyo y capacitación para el empleo dirigido a adolescentes y jóvenes en Paraguay con enfoque de inclusión, género e innovación. Durante el encuentro, la Reina ha tenido la ocasión de conocer a mujeres emprendedoras beneficiarias de este programa, que le han presentado sus emprendimientos y han compartido con ella sus experiencias. Este proyecto, desarrollado conjuntamente con el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social paraguayo, busca dar respuesta las necesidades de personas jóvenes de poder acceder a un empleo decente, y se lleva desarrollando desde el 2014. Así mismo, SAPE´A tiene como objetivo ofrecer a las personas beneficiarias formación profesional, intermediación laboral o formación en planes de negocio adaptados a sus territorios para que la distancia o limitaciones económicas no sean una barrera en su desarrollo. El programa, con un marcado componente de inclusión, cuenta con una intervención adaptada a población indígena y personas con discapacidad. Además, incluye acciones específicas en materia de género para fortalecer la participación de las mujeres en condiciones de igualdad. La visita ha tenido lugar en el Centro CAFA Mil Solidarios, ubicado en el Bañado Sur de Asunción y ha contado con la presencia de diferentes responsables del equipo de Plan International de España y Paraguay.   Concha López, directora general de Plan International ha señalado que: “la visita de S.M. la Reina Doña Letizia ha supuesto una oportunidad única para visibilizar la realidad cotidiana de las mujeres paraguayas y, en concreto, de las que participan en el programa SAPE´A. A través de este proyecto, y gracias a la colaboración con AECID, llevamos más de 6 años apoyando la igualdad de oportunidades de adolescentes y mujeres jóvenes de zonas rurales y vulnerables con herramientas para potenciar sus habilidades para la vida y por medio de capacitación y formación profesional acompañarlas en su desarrollo como emprendedoras”.   A la finalización de la visita, Daysi, una de las jóvenes que participa en SAPE´A y actualmente desarrolla un emprendimiento de carpintería, ha indicado que: “yo era ama de casa y ahora estoy emprendiendo con un proyecto de carpintería. Quiero desarrollar este proyecto para ayudar también a otras mujeres del Bañado Sur”.   Mirna, quien también ha estado presente durante la visita y que actualmente dirige un emprendimiento de elaboración de termos artesanos gracias al apoyo de este programa, ha comentado que: “hoy en día trabajo desde mi casa, puedo estar con mi hija y tengo más tiempo para mí, porque controlo a través de mi empresa los pedidos que puedo realizar”.  Durante la visita de S.M la Reina Doña Letizia, Marcelina, otra de las jóvenes que ha emprendido y que dirige una microempresa de piensos para animales, ha destacado que: “antes de empezar a estudiar yo era lavandera, ahora, gracias a Plan International, tengo mi propio negocio y estoy trabajando y dando tr abajo a otras jóvenes que viven en nuestra comunidad”.  El nombre del proyecto, SAPE’A, encuentra su origen en el idioma oficial de Paraguay, el guaraní. Proviene del verbo Tesape’a que significa mirar, sape’a sería el equivalente al gerundio que se interpreta como tomar conciencia, despertar o abrir los

SABER MÁS

COP26: El 80% de las personas jóvenes quieren participar en la acción climática, pero menos del 10% lo consigue

La pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve las grandes desigualdades de nuestro tiempo, además de hacer aún más evidente la vulnerabilidad del planeta y del equilibro entre nuestra forma de vivir y el medio ambiente. La crisis climática seguirá ahondando en esta desigualdad en el futuro, a menos que actuemos con urgencia. Para garantizar un futuro sostenible, es fundamental apostar por una educación sobre cambio climático que asegure que los niños y las niñas pueden participar y liderar la acción climática. La crisis climática y los desastres naturales pueden situar a las niñas y adolescentes en riesgo de sufrir abusos contra sus derechos. Cuando las familias y las comunidades están bajo presión, las niñas corren un mayor riesgo de tener que abandonar la escuela, de quedarse embarazadas o de casarse a una edad temprana. En este sentido, el derecho a la educación de las niñas es uno de los grandes damnificados. Se estima que 4 millones de niñas de países con rentas bajas y medias-bajas no acabarán la escuela en 2021 debido a eventos relacionados con el clima. Así mismo, 12,5 millones de niñas podrían no completar sus estudios cada año a partir de 2025 debido al cambio climático En todo el mundo, 8 de cada 10 jóvenes quiere participar en los procesos de formulación de políticas sobre el clima, como la COP, pero menos de 1 de cada 10 (6%) ha podido hacerlo. Este es uno de los principales hallazgos del informe Reimaginar la acción climática, que analiza la educación y la participación juvenil ante este reto global. Plan International, organización que trabaja por los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas, ha llevado a cabo una encuesta online en la que ha recogido testimonios y opiniones de más de 1.800 jóvenes de entre 15 y 24 años de 37 países, incluido España. Además, ha realizado dos talleres con jóvenes, en los que compartieron sus ideas y propuestas para elaborar recomendaciones de acción para los gobiernos. De cara a la COP26, que se celebra del 31 de octubre al 12 de noviembre en Glasgow (Reino Unido), Plan International ha hecho llegar el informe y sus recomendaciones al Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico. “La pandemia ha puesto al descubierto las graves desigualdades globales. La crisis climática es uno de los retos más urgentes que afrontamos y la participación de los y las jóvenes en sus soluciones, con el apoyo y compromiso de los gobiernos, es una cuestión de derechos y de justicia climática. La juventud quiere participar en la toma de decisiones sobre el futuro del planeta, y es fundamental que tengan acceso a una educación que les dé las herramientas y los conocimientos para formar parte de la acción climática”, indica Concha López, directora general de Plan International. Educación y liderazgo climático juvenil La educación es un pilar básico para que los niños, niñas y jóvenes conozcan las dimensiones de la crisis climática y puedan aportar a las soluciones, pero 1 de cada 5 encuestados califica su educación climática como mala o muy mala. Además, el 81% de los participantes desconocían dónde encontrar información sobre el Acuerdo de París, el primer acuerdo universal y jurídicamente vinculante sobre el cambio climático, adoptado en la Conferencia sobre el Clima de París (COP21) en 2015. El 91% de las y los jóvenes aseguraron que encontraban dificultades para participar en los procesos de toma de decisiones sobre políticas relacionadas con el cambio climático. Los principales obstáculos que señalan pasan por “no haber recibido invitación” a participar o “no saber dónde encontrar información sobre cómo hacerlo”. Del mismo modo, una de las personas jóvenes participante en los talleres de este estudio reconocía que “muchas de mis amistades conocen los procesos y quieren involucrarse, pero no pueden pagar los gastos para asistir a estas conferencias”. Estas barreras son especialmente graves para niñas y mujeres jóvenes, debido a las normas sociales y de género discriminatorias. La injusticia climática es aún más evidente cuando se cruzan género, edad y pobreza: las niñas de los países con menores ingresos serán quienes sufrirán los peores impactos del cambio climático. Quienes menos han contribuido a la crisis climática, también son quienes menos recursos tienen para hacerle frente. Recomendaciones de Plan International Para abordar los retos que revela este informe, Plan International insta a los gobiernos y delegaciones negociadoras en la COP26 a impulsar medidas que promuevan educación que elimine las desigualdades de género e impulse la justicia climática. En este sentido, los gobiernos deben aumentar con urgencia la financiación destinada a este propósito, asignar recursos y financiar la aplicación de la “Declaración sobre la educación de las niñas”, aprobada en la Cumbre del G7; y exigir la mejora del programa de trabajo de Doha para la Acción para el Empoderamiento Climático, apoyando una perspectiva transformadora en materia de género. Este nuevo informe también recoge una serie de recomendaciones globales encaminadas a fomentar la educación sobre el cambio climático y la participación de la juventud en los procesos de formulación de políticas sobre el clima. En este sentido, se incluyen medidas destinadas a mejorar la aplicación y la pedagogía de los programas de estudio, la formación de los docentes o el acceso a la información sobre las políticas climáticas y la participación en las mismas, entre otras. Puedes consultar y descargar nuestro informe Reimaginar la acción climática aquí.

SABER MÁS
Begoña directora de programas nacionales de Plan International

Las empresas juegan un papel fundamental en la alfabetización de las niñas y las jóvenes

Begoña Solórzano – Directora Programas Nacionales La revolución digital es hoy, más que nunca antes, una realidad. Cada día somos más las personas en todo el mundo que desarrollamos una parte importante de nuestras vidas en el entorno online, y ya no se puede separar la vida digital de la vida real. A pesar de que la desinformación y la información errónea no son algo nuevo, la rápida difusión de la información falsa en Internet hace que éste sea un problema cada vez más relevante. Aunque nos afecta a todos, para las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes el impacto es devastador. Ellas, cada día, reciben miles de mensajes en Internet con información falsa y estereotipos sobre sus cuerpos, sobre quiénes son y cómo deben comportarse. Se manipulan imágenes y vídeos para cosificarlas y humillarlas. Se difunden rumores para silenciar sus voces y menoscabar su liderazgo. Las niñas tienen un miedo real a que estos ataques y perfiles falsos las pongan en peligro fuera de Internet. Por todo esto, y coincidiendo con la Semana Mundial de la Alfabetización Mediática e Informacional, resulta clave seguir visibilizando y trabajando para acabar con esta problemática, ya que es una responsabilidad de todos, incluyendo gobiernos, organizaciones y empresas. En Plan International, a través de nuestro nuevo informe The Truth Gap / (Des)informadas online, hemos analizado cómo la desinformación afecta a la vida, el aprendizaje y el liderazgo de las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes. A través de más de 26.000 encuestas a niñas y mujeres jóvenes de 26 países, hemos corroborado que nueve de cada diez niñas en el mundo aseguran que la información falsa y errónea ha causado numerosos impactos negativos en sus vidas, que afectan su participación política, su activismo o su salud, entre otros aspectos. Aunque se trata de un problema que tiene muchas aristas, las niñas y jóvenes participantes proponen una solución principal: programas de alfabetización digital. La alfabetización digital es un componente clave de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y la meta 4.4 marca el objetivo de aumentar la proporción de jóvenes y adultos con competencias técnicas y profesionales adecuadas para obtener empleos decentes, que incluye el indicador 4.4.2 que pide a los países que hagan un seguimiento del porcentaje de jóvenes y adultos que han alcanzado al menos un nivel mínimo de competencia en alfabetización digital. En el caso de nuestro país, según nuestro informe, solo el 30% de las niñas y adolescentes han recibido formación en el ámbito educativo para saber identificar la desinformación y la información errónea y el 55% asegura no saber diferenciar el contenido falso en Internet. Por todo esto, en Plan International, junto a niñas y adolescentes, hemos lanzado una petición global para exigir a los gobiernos, organizaciones y empresas que tomen medidas inmediatas para garantizar la alfabetización digital de todos los niños, niñas y jóvenes, con una perspectiva amplia que incluya el pensamiento crítico y la alfabetización mediática y les dote de las competencias necesarias para identificar la desinformación y la información errónea en Internet. Las empresas juegan un papel fundamental a la hora de atajar esta problemática. Deben ser responsables de actuar con transparencia y rendir cuentas con respecto a la ejecución y los resultados de las iniciativas para hacer frente a la desinformación. Las plataformas digitales deben reconocer que tienen la responsabilidad y el deber de velar por que los contenidos publicados y promovidos como resultado de sus algoritmos y procesos no perpetúen la información errónea y la desinformación. Del mismo modo, desde Plan International y junto a las jóvenes, hacemos un llamamiento para que las compañías trabajen en colaboración con las niñas y adolescentes para diseñar e implementar soluciones que promocionen la alfabetización digital, y esperamos de ellas que inicien campañas de sensibilización sobre la información errónea y la desinformación en Internet. A través de esta petición global también solicitamos que las empresas de redes sociales y otras plataformas digitales rindan cuentas de sus funciones y responsabilidades en la lucha contra los contenidos perjudiciales y nocivos. Por último, abrimos esta petición a todas las empresas para que se sumen a ella y juntos podamos acabar con la lacra que supone la desinformación y la información errónea en

SABER MÁS
Plan International logo

Últimas informaciones sobre el impacto de Facebook en los niños y las niñas

En relación a las últimas informaciones sobre el impacto de Facebook en los niños y las niñas, desde Plan International declaramos: Las últimas revelaciones y publicaciones sobre este tema subrayan lo que las niñas y mujeres jóvenes nos vienen trasladando desde hace tiempo. Tanto si se trata de la difusión de mentiras peligrosas como de contenidos abusivos o amenazantes, las empresas de redes sociales, y en particular Facebook, deben hacer más para prevenir y limitar los daños que pueden causar sus plataformas. El informe “(In)seguras online” que publicamos el año pasado revelaba que una de cada cinco niñas ha dejado de utilizar las redes sociales o ha reducido considerablemente su uso debido al acoso o al abuso. La desinformación y la información errónea son otros de los riesgos a los que se enfrentan: la difusión de mentiras, falsedades e inexactitudes puede tener profundas consecuencias para la salud mental y física de las niñas, así como para su seguridad y bienestar. Nuestro reciente informe The Truth Gap: (Des)informadas online ha revelado que el 65% de las chicas cree que Facebook es la plataforma de redes sociales que más desinformación e información errónea contiene. Las plataformas online deben ser transparentes Todas las empresas de redes sociales tienen una responsabilidad con las personas que utilizan sus plataformas. Deben garantizar que los contenidos publicados y promovidos como resultado de sus algoritmos y de su toma de decisiones no ponen en peligro a los niños y a las niñas. Tienen la responsabilidad de evitar la propagación de abusos y desinformación online, y no están cumpliendo con ello. Las plataformas online deben ser transparentes y rendir cuentas sobre las iniciativas para hacer frente a la información errónea y el contenido perjudicial, al tiempo que protegen la privacidad de los datos de los usuarios. La regulación es una parte clave de la solución: a partir de las recientes revelaciones, está claro que la autorregulación no está siendo eficaz para proteger los derechos de la infancia. Los gobiernos tienen la obligación de proteger a los niños y niñas de todas las formas de violencia, lo que incluye exigir responsabilidades a las empresas que lo hagan. No basta con aumentar la presión sobre los legisladores para que actúen, queremos que las niñas y las jóvenes participen de forma significativa en estos debates, para garantizar que las políticas y las medidas se basan en sus experiencias. Sin embargo, la regulación lleva su tiempo y este es un problema que requiere una actuación inmediata. Otro enfoque clave para evitar la propagación de información falsa en Internet es dotar a las personas de competencias básicas de alfabetización digital que les ayuden a identificarla. Por eso también pedimos a los gobiernos que garanticen la educación en alfabetización digital para todos los niños y niñas, a través del currículo escolar y desde la primaria. Las niñas deben ser capaces de distinguir lo que es verdadero de lo que es falso para hacer un uso seguro y crítico de Internet. Y todas las personas jóvenes deben ser capaces de cuestionar la información que reciben y verificarla antes de confiar en ella y compartirla. Es un paso vital para hacer frente a la difusión de desinformación online.  

SABER MÁS
Dia International de la niña 2021

El 46% de las niñas sienten depresión, tristeza, estrés, preocupación o ansiedad a causa de la información falsa en Internet 

La desinformación -los conocidos bulos y fake news- y la información errónea que se propagan en Internet provoca que casi la mitad (46%) de las niñas y adolescentes de todo el mundo sientan depresión, tristeza, estrés, preocupación o ansiedad, según The Truth Gap / (Des)informadas online, el nuevo informe global de Plan International, organización que trabaja por los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas.  El informe ha sido presentado hoy en un acto en el Congreso de los Diputados, que ha sido presidido por la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet y moderado por Myriam Redondo, responsable de Verifica RTVE. Ha contado con la participación de portavoces de los diferentes grupos parlamentarios y de la directora general de Plan International, Concha López, quien ha destacado que un 90% de las niñas y adolescentes asegura que la desinformación tiene un efecto negativo en sus vidas. Además, un grupo de jóvenes han trasladado a los diputados y diputadas su petición para que los gobiernos garanticen la alfabetización digital de las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes. The Truth Gap / (Des)informadas online es el nuevo informe de la serie El Estado Mundial de las Niñas, que la organización publica anualmente con motivo del Día Internacional de la Niña, que se conmemora el 11 de octubre. Este año, el estudio recoge datos de 33 países, combinando metodología cuantitativa y cualitativa. Por un lado, se ha llevado a cabo una encuesta online a más de 26.000 niñas, adolescentes y mujeres jóvenes en 26 países, incluido España. Por otro lado, se han realizado entrevistas en profundidad a niñas, adolescentes y mujeres jóvenes de 18 países, siete de los cuales no se habían incluido en la encuesta.   Impacto de la desinformación en niñas y jóvenes en España  El bombardeo constante de desinformación e información errónea lleva a niñas, adolescentes y mujeres jóvenes a cuestionarse los conocimientos aprendidos en la escuela: una de cada cuatro (25%) ha puesto en duda lo aprendido en clase, con los riesgos que esto supone para su educación. Esto se debe, en gran medida, a que más de la mitad de las niñas y adolescentes encuestadas (55%) asegura no saber identificar contenido falso en Internet y solo el 30% ha recibido formación en el ámbito educativo para saber identificar la desinformación y la información errónea.   La participación de niñas, adolescentes y mujeres jóvenes en la vida política también se ve influenciada por este fenómeno. El 15% de las encuestadas en España ha dejado de participar en asuntos políticos o de actualidad como consecuencia de la información falsa y la desinformación online y el 14% reconoce que estas informaciones han afectado a su confianza en los resultados electorales.   “No me involucro mucho en política porque es un asunto más crudo… En Instagram, evito los asuntos políticos, aunque el feminismo marca una tendencia clara. Sin embargo, intento no hacer publicaciones”, reconoce la joven española.   Relevancia e influencia global de la desinformación y la información errónea  El informe The Truth Gap / (Des)informadas online subraya que la información falsa en Internet es un problema a nivel global. De hecho, como resultado de enfrentarse a este fenómeno, una de cada cinco (20%) niñas y jóvenes encuestadas se siente físicamente insegura al navegar por Internet. Muchos de estos bulos e informaciones erróneas han llevado a un 28% de las encuestadas a creer un mito o falsedad sobre la COVID-19 y una de cada cuatro se ha cuestionado si debe vacunarse contra el virus. Este problema se ve agravado en países con rentas bajas o medias, donde las niñas y las jóvenes tienen el doble de probabilidades de haber cuestionado la conveniencia de vacunarse (31%) que las de los países de ingresos altos (16%). Estos datos son especialmente significativos si tenemos en cuenta que los países con rentas más bajas no alcanzan apenas el 2% de la población vacunada, con los riesgos para la salud de niñas y mujeres que esto supone.  Recomendaciones de Plan International  Ante los resultados del informe, Plan International y un grupo de niñas y adolescentes han lanzado una petición global, a través de una carta abierta disponible en la web de la organización, para exigir a los gobiernos que tomen medidas urgentes para garantizar la alfabetización digital de todos los niños, niñas y jóvenes, con una perspectiva amplia que incluya el pensamiento crítico y la alfabetización mediática y les dote de las competencias necesarias para identificar la desinformación y la información errónea en Internet y poder participar con confianza y seguridad en los espacios online.   Además, Plan International apuesta por incluir la alfabetización digital como parte del currículo desde primaria, dentro de un sistema educativo más amplio basado en la promoción de la igualdad de género.  Por último, la organización solicita que las empresas de redes sociales y otras plataformas digitales rindan cuentas de sus funciones y responsabilidades en la lucha contra los contenidos perjudiciales y nocivos. 

SABER MÁS
acoso callejero Barcelona

Un grupo de jóvenes presenta al Ayuntamiento de Barcelona recomendaciones contra el acoso callejero

El acoso callejero es una forma de violencia a la que se han enfrentado un 84% de las adolescentes y jóvenes de Barcelona que han participado en el informe Safer Cities for Girls, resultado de una investigación de la ONG Plan International con la participación del grupo GAME de la Universitat Oberta de Catalunya. Según el informe, elaborado a partir de 193 experiencias de jóvenes de entre 15 y 25 años en la capital catalana, una de cada cinco encuestadas asegura que “le ocurre tan a menudo que lo ha normalizado” y, además, socialmente también se percibe este fenómeno: el 88% de las jóvenes encuestadas que han sido acosadas en Barcelona aseguran que no recibieron ningún tipo de ayuda de quienes estaban presentes. El informe ha sido entregado hoy en un acto que ha tenido lugar en la sala Guinovart del Ayuntamiento de Barcelona. En el encuentro ha participado, en representación de la corporación municipal, Laura Pérez Castaño, teniente de alcaldía de Derechos Sociales, Justicia Global, Feminismos y LGTBI. Por parte de Plan International, han intervenido Begoña Solórzano, directora de Programas Locales; Julia López, gerente de Incidencia Política; y Ángela Rodríguez, técnica de Educación y Participación. Durante la reunión, Sharon, Silvana y Sumayya, jóvenes que forman parte del proyecto Safer Cities for Girls, han explicado sus recomendaciones para acabar con el acoso callejero en los espacios públicos de la ciudad. “El objetivo principal de este proyecto es ofrecer datos sobre la realidad que viven las niñas, adolescentes y jóvenes en el espacio público de la ciudad, a partir de sus experiencias, y hacer llegar sus recomendaciones a los representantes públicos para poder poner en marcha medidas que atiendan a sus necesidades. Por eso es relevante que hoy las chicas estén en el Ayuntamiento y tengan un espacio para hacerse oír”, ha explicado Begoña Solórzano, representante de Plan International. Informe Safer Cities for Girls: Barcelona En un 66% de los casos, las participantes señalan que son acosadas por ser mujeres y un 13%, por ser jóvenes. Cuando sufren acoso, solo un 3% de las chicas participantes lo comunica a las autoridades o fuerzas de seguridad. En el 27% de los casos analizados, la experiencia se suele quedar en conversaciones con familiares o amistades. Estas son algunas de las conclusiones principales de la investigación, que se ha desarrollado en el marco del proyecto Safer Cities for Girls, financiado por la Comisión Europea, a partir de las 3.000 experiencias registradas a través de una web activa en Barcelona, Sevilla, Madrid, Bruselas, Amberes y Charleroi. A través de esta plataforma, las propias jóvenes han marcado en el mapa de su ciudad los puntos que percibían como seguros o inseguros, explicando por qué y respondiendo a una breve encuesta sobre su experiencia, como, por ejemplo, si recibieron ayuda o qué hicieron tras la situación de acoso. Según los datos, 7 de cada 10 situaciones de acoso callejero que sufren las chicas en Barcelona no implican contacto físico y abarcan desde miradas, silbidos, persecuciones, comentarios e insinuaciones, entre otras. Un 15% de las jóvenes consultadas señaló que el acoso había llegado al contacto físico. Por tipo de lugares, el 44% indicó que las experiencias de acoso tienen lugar en la calle. En las experiencias recogidas, también se dan situaciones de acoso de camino a actividades deportivas o de ocio (15%); en el transporte público (12%) y en parques y jardines. Mecanismos de protección de las jóvenes Generalmente, las jóvenes en Barcelona recurren a estrategias individuales para autoprotegerse y aumentar su sensación de seguridad, que pueden ir desde elegir un camino alternativo (17%) hasta no volver a caminar sola por el lugar en el que fueron acosadas (13%), según señalan las entrevistadas. Cabe destacar que en el 14% de los casos las jóvenes no modifican sus costumbres y regresan al mismo lugar. “Tenía una amiga que iba corriendo por la calle ‘porque si alguien te quiere hacer algo no le da tiempo’. O pedirle a alguna persona (conocida) que te acompañe en casa. Y si vas por la calle y ves a otra chica sola, pedirle ir juntas o cerca, y así parece que vais las dos acompañadas”, relata una joven de 20 años de Barcelona. El uso que realizan las chicas de los teléfonos móviles es especialmente significativo: fingen que hablan con otra persona, comparten su ubicación en tiempo real, avisan de que han llegado y, a veces, fotografían a los acosadores. El informe también apunta que, en la mayoría de los casos, las jóvenes en Barcelona son acosadas por un hombre que está solo (62%), aunque las situaciones en las que las chicas son acosadas por un grupo de hombres también son habituales y suponen un 32% de los casos recogidos en el estudio. Además, el 12% de las jóvenes que han participado indican que quienes las acosaron se encontraban bajo los efectos del alcohol y/u otras drogas.

SABER MÁS