Accede a las últimas noticias que hemos publicado sobre nuestro trabajo.

Noticias

Alcobendas se suma a Safer Cities for Girls contra el acoso callejero

Plan International y Alcobendas, a través de la Fundación Ciudad de Alcobendas, han presentado hoy Safer Cities Alcobendas, una iniciativa con la que, a través de las experiencias y la participación de las chicas, buscan transformar el municipio madrileño en una ciudad más segura, inclusiva, libre de violencia de género y de miedo para las más de 61.000 niñas, adolescentes y mujeres que viven en él. Con este proyecto, Alcobendas se suma a las casi 20 ciudades de todo el mundo que participan en el programa global Safer Cities for Girls, con el que la ONG Plan International pretende recoger y analizar las experiencias de niñas, adolescentes y jóvenes en torno al acoso callejero para poner en marcha medidas contra la violencia en los espacios públicos. La participación y el compromiso de la ciudad de Alcobendas con la seguridad de las niñas y adolescentes se ha hecho hoy oficial en un acto en la Casa de la Juventud “Imagina”, en el que han participado las jóvenes vecinas impulsoras de la iniciativa, el alcalde y presidente de la Fundación Ciudad de Alcobendas, Rafa Sánchez Acera, la directora de programas locales de Plan International, Begoña Solórzano, el vicealcalde y concejal de Seguridad Ciudadana de la localidad, Aitor Retolaza, y la concejala de Infancia, Adolescencia, Juventud y Promoción de la Igualdad, Ofelia Culebradas. Safer Cities for Girls en Alcobendas “El proyecto Safer Cities Alcobendas promete ser una herramienta fundamental para conseguir que las mujeres jóvenes nos sintamos escuchadas y más seguras en nuestras ciudades. Es una idea muy original y necesaria para nosotras”, ha señalado Eva María Alonso, presidenta y portavoz del Consejo de la Juventud de la localidad que ha participado en la presentación del proyecto y protagoniza el vídeo de campaña, con el que buscan animar a las jóvenes a marcar puntos en el mapa de la web. Además, la Fundación Ciudad de Alcobendas y Plan International impulsarán un grupo con 25 jóvenes de la ciudad denominado “Campeonas del Cambio” que, a partir de talleres de educación en igualdad, con un enfoque transformador de género, contribuirán a identificar las posibles soluciones. Junto con este grupo, y a partir del análisis de la información recogida, se elaborará una guía de recomendaciones para Alcobendas, que se presentarán al equipo de Gobierno de la ciudad. La experiencia de Safer Cities for Girls en España y el mundo Safer Cities for Girls se ha llevado a cabo en ciudades de países como India, Vietnam, Egipto, Uganda, Kenia, Perú, Paraguay, Filipinas, Las Islas Salomón, España y Bélgica. Actualmente, Safer Cities for Girls se está implementando en Madrid, Barcelona y Sevilla, así como en Bruselas, Charleroi y Amberes, en un proyecto financiado por la Comisión Europea.  Las experiencias de miles de chicas están siendo recogidas en una página web de mapeo colectivo para entender y escuchar la percepción de seguridad de las jóvenes en sus ciudades. Cientos de jóvenes han participado en los talleres formativos y encuentros internacionales de intercambio de experiencias y elaboración de propuestas. Asimismo, decenas de instituciones, a nivel local, autonómico y nacional, están involucradas con los y las jóvenes en procesos de participación ciudadana.

SABER MÁS
Plan International logo

Las niñas afganas excluidas de la escuela  

  Ante la reapertura de las escuelas en Afganistán, Plan International muestra su preocupación por la noticia de que a muchas niñas no se les permite volver a la escuela secundaria. Proteger y promover el derecho de las niñas a ir a la escuela es esencial. Por ello, pedimos a todos los actores que garanticen que todas las niñas de Afganistán, especialmente las adolescentes, puedan ir a la escuela. Para las niñas que han experimentado toda una vida de conflicto, la escuela proporciona un espacio de protección y una sensación de normalidad. La educación ofrece un pasaporte para un futuro mejor; si se le quita a las niñas, se destruirán sus esperanzas y aspiraciones. A menos que todos los niños y niñas afganos vuelvan a la escuela, el progreso en la educación que hemos presenciado en las últimas dos décadas sufrirá un paso atrás. No podemos permitir que otra generación pierda su derecho a aprender y la oportunidad de desarrollar las habilidades que necesitan para hacer crecer su potencial y contribuir a la sociedad. Estos acontecimientos se producen en el contexto de un rápido deterioro de la situación humanitaria, en la que más de un millón de niños y niñas corren ahora el riesgo de morir de hambre y en la que casi diez millones dependen de la ayuda humanitaria.  

SABER MÁS

Lancôme y Plan International continúan su proyecto Write Her Future

En su lucha por empoderar a las mujeres del futuro y que cuenten con las herramientas necesarias para poder aprender, decidir, liderar y prosperar, Lancôme sigue apoyando el proyecto que comenzó hace cuatro años en colaboración con Plan International, organización que trabaja por los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas, Write Her Future, que busca combatir el analfabetismo funcional en mujeres jóvenes. “Nuestra misión es hacerles ver que todos podemos”, declara Susana Arribas, directora de Comunicación de Lancôme España, que explica: “Es una forma de contribuir a su autoestima y desarrollo personal”. “En un año marcado por la pandemia, nuestra alianza con Lâncome a través del proyecto Write her future se ha demostrado aún más relevante. En este contexto, es necesario seguir trabajando en la alfabetización y el desarrollo de competencias sociolaborales y digitales de las jóvenes más vulnerables, para garantizar su acceso a oportunidades de un futuro mejor“, ha señalado Begoña Solórzano, directora de Programas Locales de Plan International. Qué es “Write Her Future” Este programa tiene como objetivo mejorar las habilidades de comunicación y la alfabetización de chicas y mujeres jóvenes que provienen de contextos vulnerables. El fin es dotarlas de los conocimientos y herramientas necesarias facilitar su tránsito a la vida adulta. Durante esta tercera edición, el programa Write Her Future se ha implementado en 5 UFILs (Unidades de Formación e Inserción Laboral) ubicadas en diferentes localidades de la Comunidad de Madrid, así como en una residencia: UFIL Primero de Mayo, UFIL Sierra de Palomeras, UFIL Pablo Neruda, UFIL San Ramón, UFIL Virgen de África y, por último, la Residencia Santamarca. Las UFILs desarrollan una intervención educativa a través de programas profesionales que tienen como objetivo ofrecer una formación profesional básica para favorecer la inserción laboral de todo el alumnado. El programa Write Her Future busca llegar a aquellas jóvenes de contextos vulnerables que requieren de un apoyo específico, mejorando sus competencias comunicativas, a través de formación complementaria a la que reciben en sus centros educativos y siempre basándose en procesos de acompañamiento social. El impacto logrado a través del proyecto Write Her Future a lo largo de este curso escolar 2020/2021 ha sido enorme: 373 jóvenes han sido beneficiadas por este programa (80 de forma directa y 293 de forma indirecta, por ser miembros de su familia). Este año, desde Lancôme Internacional informan que la firma y sus partners extienden su causa: De la alfabetización, a la orientación y la formación en espíritu emprendedor. Todo ello para que más mujeres puedan ser las autoras de su propio destino. El objetivo es llegar a más de 50.000 mujeres a finales de año y a 100.000 mujeres a finales de 2022. “En Lancôme, continuamos acelerando nuestra transformación global, expandiendo nuestra causa a la orientación y el espíritu emprendedor. Nuestra prioridad es ampliar nuestros programas para responder a nuestras aspiraciones y, en definitiva, permitir que todas las mujeres se conviertan en autoras del cambio, comenzando por ellas mismas, sus familias y otros ámbitos”, ha declarado Françoise Lehmann, presidenta de Lancôme Internacional.

SABER MÁS

Plan International y el Ayuntamiento de Sevilla colaborarán para crear una estrategia contra el acoso callejero

El acoso callejero es una forma de violencia tan habitual que una de cada cinco jóvenes en Sevilla que lo sufren lo han normalizado y, además, la sociedad asiste impasible cuando ocurre: el 92% de las jóvenes que han sido acosadas en la Sevilla aseguran que no recibieron ningún tipo de ayuda de quienes estaban presentes, según el informe Safer Cities for Girls, elaborado por la ONG Plan International. Estas son algunas de las conclusiones del estudio que Cristina, Ana y Belén, jóvenes sevillanas participantes en el proyecto Safer Cities for Girls han presentado hoy al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y la teniente de alcalde delegada del Área de Igualdad, Educación, Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos, Adela Castaño, en un encuentro en la sede del Ayuntamiento en el que han escuchado también sus recomendaciones para hacer de Sevilla una ciudad segura y libre de acoso callejero. “El 83% de las mujeres jóvenes en Sevilla han sufrido acoso callejero. Se trata de una discriminación por razón de género y edad que tiene un impacto real en sus vidas, limita su libertad y condiciona su desarrollo. La reunión de hoy es el primer paso para un plan de trabajo conjunto en el que las experiencias y voces de las jóvenes sean tenidas en cuenta en las políticas municipales”, ha subrayado Concha López, directora general de Plan International, que también ha participado en el encuentro. “Para el gobierno de la ciudad, la erradicación del acoso y de cualquier tipo de violencia de género es una prioridad. Y en esta lucha es fundamental la colaboración y la unidad de acción con el movimiento asociativo. Este proyecto de Plan International y sus conclusiones nos reflejan que queda mucho camino por hacer y es importante que avancemos de forma conjunta. Tenemos que visibilizar el problema y poner una estrategia en marcha”, ha explicado el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, tras mantener un encuentro con representantes de la entidad y con las tres jóvenes que han elaborado el estudio en la ciudad. Según el estudio, elaborado a partir de 117 experiencias de jóvenes de entre 15 y 25 años en la capital andaluza, solo un 1% de las chicas que ha sufrido acoso lo comunica a las autoridades o fuerzas de seguridad. En el 27% de los casos la experiencia se suele quedar en conversaciones con familiares o amistades. “Tenemos que poner en marcha más recursos de atención y apoyo a las chicas que sufren acoso, hasta que lo superen, y campañas públicas que visibilicen esta violencia, no podemos permitir este pacto de silencio y mirar hacia otro lado”, ha asegurado Belén, una de las jóvenes portavoces del proyecto. La investigación se ha desarrollado en el marco del proyecto Safer Cities for Girls, financiado por la Comisión Europea, a partir de las 3.000 experiencias registradas a través de una web activa en Sevilla, Madrid, Barcelona, Bruselas, Amberes y Charleroi. A través de esta plataforma, las propias jóvenes podían marcar en el mapa de su ciudad un punto que les había parecido seguro o inseguro, los motivos y dar otros detalles sobre su experiencia, como, por ejemplo, si recibieron ayuda o no. Mecanismos de protección de las jóvenes Las jóvenes han explicado al alcalde y la delegada cómo más del 30% de las jóvenes en Sevilla modifican su comportamiento debido al acoso callejero, recurriendo a estrategias para protegerse y aumentar su sensación de seguridad, que pueden ir desde elegir un camino alternativo (21%) hasta no volver a caminar sola por el lugar en el que fueron acosadas (12%).Cabe destacar que en el 11% de los casos las jóvenes no modifican sus costumbres y regresan al mismo lugar. Según el informe, 8 de cada 10 situaciones de acoso callejero que sufren las chicas en Sevilla no implican contacto físico: abarcan desde miradas, silbidos, persecuciones, comentarios e insinuaciones, entre otras. No obstante, un 6% de los casos llega al contacto físico. Por tipo de lugares, el 42% de las experiencias de acoso que viven las jóvenes en Sevilla tienen lugar en la calle. También se producen de camino a actividades deportivas o de ocio (12%), en parques y jardines (12%), y en el transporte público (11%). Respecto a las franjas horarias, la mayoría de casos de acoso callejero en la ciudad hispalense ocurren por la noche (35%) y por la tarde (27%), seguido por la madrugada (14%). No obstante, la sensación de inseguridad está extendida entre muchas jóvenes de la capital: un 25% señala que son acosadas “en cualquier momento”. Las jóvenes perciben que los espacios en Sevilla son seguros cuando existe “presencia policial o vigilancia” (31%), son “lugares concurridos” (25%) o con “infraestructuras adecuadas” (23%). Por este motivo, las jóvenes han reclamado al Ayuntamiento más puntos seguros en zonas de ocio, así como garantizar la participación de niñas, adolescentes y jóvenes en el desarrollo de planes de urbanismo, para incluir su perspectiva y necesidades. Recomendaciones para construir ciudades seguras Plan International lleva desde 2018 trabajando para para que las autoridades adopten medidas con el fin de generar ciudades inclusivas en las que las niñas y las jóvenes se sientan libres y seguras. En este sentido, el informe destaca una serie de recomendaciones que pasan por: 1. Legislar para prevenir, detectar, denunciar sancionar y erradicar el acoso callejero, impartiendo formación y otorgando recursos a las fuerzas y cuerpos de seguridad para actuar ante las denuncias. 2. Mejorar la planificación urbana mediante la adopción de un enfoque de género en el diseño y planificación urbana, incluyendo las necesidades de las niñas, adolescentes y jóvenes. 3. Apostar por una educación inclusiva, de calidad y en igualdad, tanto formal como informal, para erradicar los estereotipos de género y como herramienta de prevención de todas las formas de violencia de género, incluido el acoso callejero. 4. Aumentar los recursos de atención para jóvenes que han sufrido acoso en los espacios públicos, e incluir estos servicios psicosociales en todos los ámbitos, teniendo en cuenta que el acoso callejero se produce en cualquier espacio. 5. Fomentar la participación de las y los jóvenes en el diseño de ciudades más seguras, para tener en cuenta sus experiencias, demandas y necesidades. 6. Sensibilizar a la sociedad y difundir las iniciativas municipales en materia de prevención y atención del acoso callejero, a través de campañas en plataformas relevantes y accesibles. 7. Reforzar las medidas de seguridad, con un enfoque de prevención, especialmente en los espacios considerados más inseguros. 8. Incorporar una visión amplia del acoso como una forma de violencia por razón de género y de control de la participación de las niñas y adolescentes en el espacio público, que también puede trasladarse al espacio

SABER MÁS

Jóvenes madrileñas entregan al Ayuntamiento sus recomendaciones contra el acoso callejero

El acoso callejero es una forma de violencia tan habitual que una de cada cinco jóvenes madrileñas que lo sufren lo han normalizado y, además, la sociedad asiste impasible cuando ocurre: el 90% de las jóvenes que han sido acosadas en la calle aseguran que no recibieron ningún tipo de ayuda de quienes estaban presentes, según el informe Safer Cities for Girls, elaborado por la ONG Plan International. Para compartir las conclusiones de este estudio sobre la seguridad de las mujeres jóvenes en las ciudades, un grupo de jóvenes madrileñas se reunió ayer en el Palacio de Cibeles con el concejal delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento de Madrid, Pepe Aniorte, a quien hicieron llegar sus recomendaciones para hacer de Madrid una ciudad segura y libre de acoso callejero. El 75% de las mujeres jóvenes en Madrid han sufrido acoso callejero, según el estudio, financiado por la Comisión Europea y elaborado con la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) a partir de 569 experiencias de chicas de entre 15 y 25 años en Madrid. Según los datos, solo un 3% de las chicas que ha sufrido acoso en Madrid lo comunica a las autoridades o fuerzas de seguridad. En el 24% de los casos, la experiencia se suele quedar en conversaciones con familiares o amistades. Estas son algunas de las conclusiones sobre el acoso callejero en Madrid que llevaron ayer al Ayuntamiento Patricia, Sara y Vanesa, las tres participantes del proyecto Safer Cities for Girls, con el que Plan International ha recogido más de 3.000 experiencias de chicas en Madrid, Barcelona, Sevilla, Bruselas, Amberes y Charleroi, a través de una página web en la que las propias jóvenes podían marcar en el mapa de su ciudad un punto que les había parecido seguro o inseguro, los motivos y dar otros detalles sobre su experiencia. “En Madrid, las chicas consideran que en un 64% de los casos son acosadas por ser mujeres y en un 20% por su edad. El acoso callejero es una forma de discriminación y violencia que limita la libertad y seguridad de adolescentes y mujeres jóvenes en la ciudad. A pesar de que existen recursos e iniciativas, no hay normas para prevenir y sancionar esta violencia callejera sutil y normalizada que sufren niñas y jóvenes. Desde Plan International solicitamos que se recoja en la normativa para enviar un mensaje de tolerancia cero”, aseguró Begoña Solórzano, directora de Programas Locales de Plan International, en el encuentro. Mecanismos de protección de las jóvenes Sara, Vanesa y Patricia explicaron que una de cada cuatro jóvenes en Madrid modifica su conducta a raíz de casos de acoso, poniendo en marcha estrategias de autoprotección como elegir un camino alternativo (14%) o buscar compañía para no tener que recorrer solas los trayectos (12%). “Necesitamos más espacios públicos promovidos por los ayuntamientos, en todos los barrios, que sirvan de encuentro para jóvenes, en toda su diversidad. Lugares abiertos en los que puedan reunirse, sumar experiencias y aprender sobre estas violencias. Todas las personas jóvenes, no solo los que ya están implicados, todas deben participar y enterarse”, explicó Sara, una joven de 17 años participante en el evento. Por su parte, Vanesa, de 18 años, subrayó que: “no podemos tomarnos esto como un juego, es un miedo real. Hay que transmitir esto a la sociedad para que se pueda entender la dimensión del problema y sus consecuencias: no nos lo estamos inventando, no estamos exagerando”. Casi 8 de cada 10 situaciones de acoso callejero que sufren las chicas en Madrid no implican contacto físico, y abarcan desde silbidos e insinuaciones hasta amenazas y persecuciones. No obstante, un 7% de los casos de acoso llega al contacto físico. Por tipo de lugares, el 43% de las experiencias de acoso que viven las jóvenes en Madrid tienen lugar en la calle. También se dan situaciones de acoso de camino a actividades deportivas o de ocio (14%); en parques y jardines (12%), y en el transporte público (11%). Respecto a las franjas horarias, la mayoría de casos de acoso callejero en Madrid ocurren de madrugada (35%) y por la noche (24%), seguido por la tarde (19%). No obstante, la sensación de inseguridad está extendida entre muchas jóvenes de la capital: un 12% señala que son acosadas “en cualquier momento”. A la hora de elegir cómo moverse por las noches, las jóvenes madrileñas tampoco lo hacen libremente: si pueden, evitan el transporte público o priorizan unos ante otros: “Por la noche solo cojo bus porque desde el metro a mi casa no hay iluminación, está alejado, y si cojo el tren tengo que atravesar un parque”, relata una joven de Madrid de 17 años entrevistada para el informe. En general, las jóvenes perciben que los espacios en Madrid son seguros cuando las infraestructuras son adecuadas (28%); son “lugares concurridos” (26%) o existe “presencia policial o vigilancia” (24%). Recomendaciones para construir ciudades seguras Plan International lleva desde 2018 trabajando para para que las autoridades adopten medidas con el fin de generar ciudades inclusivas en las que las niñas y las jóvenes se sientan libres y seguras. En este sentido, la organización recomienda: Legislar para prevenir, detectar, denunciar sancionar y erradicar el acoso callejero, impartiendo formación y otorgando recursos a las fuerzas y cuerpos de seguridad para actuar ante las denuncias. Mejorar la planificación urbana mediante la adopción de un enfoque de género en el diseño y planificación urbana, incluyendo las necesidades específicas de las niñas, adolescentes y jóvenes. Apostar por una educación inclusiva, de calidad y en igualdad, tanto formal como informal, para erradicar los estereotipos de género y como herramienta de prevención de todas las formas de violencia de género, incluido el acoso callejero. Aumentar los recursos de atención para jóvenes que han sufrido acoso en los espacios públicos, e incluir estos servicios psicosociales en todos los ámbitos, teniendo en cuenta que el acoso callejero se produce en cualquier espacio. Fomentar la participación de las y los jóvenes en el diseño de ciudades más seguras, para tener en cuenta sus experiencias, demandas y necesidades. Sensibilizar a la sociedad y difundir las iniciativas municipales en materia de prevención y atención del acoso callejero, a través de campañas en plataformas relevantes y accesibles. Reforzar las medidas de seguridad, con un enfoque de prevención, especialmente en los espacios considerados más inseguros. Incorporar una visión amplia del acoso como una forma de violencia por razón de género y de control de la participación de las niñas y adolescentes en el espacio público, que también puede trasladarse al espacio

SABER MÁS
acoso callejero Barcelona

Facebook cuenta con jóvenes activistas de Plan International para frenar el acoso online

Facebook ha escuchado las opiniones de un grupo internacional de chicas jóvenes activistas de Plan International, entre ellas una española de 17 años, sobre la inseguridad que viven online, e invitado a una de ellas a permanecer como consultora en la creación de campañas de sensibilización que animen a denunciar el abuso en las redes sociales. Esta decisión ha sido tomada después de que la red social realizara una serie de sesiones de escucha en las que 15 niñas activistas de distintos países compartieran sus experiencias online y escucharan, directamente de Facebook, Instagram y Whatsapp, qué medidas están adoptando como empresas para abordar el acoso online y establecer soluciones y prioridades. Estas sesiones forman parte de la campaña de Plan International “Ponte en mí perfil” – Free to be Online- “Este tipo de acuerdos con empresas son fundamentales para acabar con el acoso online. Los ataques que reciben las niñas y adolescentes en las redes sociales son una amenaza para su libertad de expresión, su participación y su desarrollo. En un mundo y mercado laboral en transformación digital, necesitamos, por un lado, ayudarles a mejorar sus competencias digitales, y por otro, fomentar su liderazgo a la vez que escuchamos sus opiniones. Si las dejamos fuera, estamos invisibilizando su realidad y necesidades”, explica Concha López, directora general de Plan International. “El acoso en las redes es algo que nos afecta a todas. Da igual el país del que vengamos, por eso hemos sido capaz de juntarnos diferentes mujeres de diferentes países para intentar solucionarlo todas juntas a través de estas sesiones de trabajo. El acoso online se puede parar si los responsables de ciertas redes sociales escuchan las medidas de seguridad que necesitamos ya que somos nosotras las que lo sufrimos y no nos suelen preguntar a nosotras”, dice Laura, de 17 años, representante española en el grupo de activistas de Plan International. Acoso online, una realidad diaria de las adolescentes Casi el 60% las niñas y adolescentes en el mundo ha sufrido acoso online y una de cada cinco ha abandonado o reducido significativamente el uso de las redes sociales como consecuencia del acoso, según el informe “(In)seguras Online”, basado en las experiencias de 14.000 chicas de entre 15 y 25 años de 22 países, incluido España, que Plan International publicó en el marco de la campaña global #FreeToBeOnline, con motivo del pasado Día Internacional de la Niña. En España, donde participaron 1.000 chicas, el 88% reconoce que ellas u otras chicas de su entorno se han enfrentado a más de una forma de acoso y que Instagram es la red social donde más acoso sufren (35%); seguido de WhatsApp, con un 28%; y Facebook, 20%. Además, la mayoría de chicas (44%) encuestadas en el informe señala a las empresas de redes sociales como los principales responsables de aumentar sus esfuerzos y medidas para acabar con el acoso online y protegerlas, seguidas por los gobiernos (18%), otros usuarios (18%) y la policía (13%). Una de las principales sugerencias de las jóvenes activistas en las sesiones de escucha, que comenzaron en noviembre del año pasado, fue que Facebook incorporara dentro de su equipo de política de contenidos y moderación a un grupo diverso de jóvenes. En este sentido, la red social se ha comprometido a incorporar a personas de distintos contextos vulnerables, incluyendo mujeres jóvenes, para que ofrezcan un punto de vista estratégico en el diseño de los productos, políticas, programas y prácticas de la organización. Con el fin de prevenir el acoso online, las plataformas también se han comprometido a añadir nuevos idiomas y dar la opción a las jóvenes de que sugieran nuevas lenguas a su sistema de moderación de contenidos. De este modo, Facebook busca visibilizar que las niñas están expuestas a las amenazas físicas, insultos o contenido explícito no deseado, independientemente de la cultura o contexto socioeconómico al que pertenezcan. “El hecho de escuchar directamente de un grupo de chicas tan diverso cómo se manifiestan en cada contexto los problemas de seguridad y violencia de género, nos ayudará a definir nuestro alcance. Estamos comprometidos a darle continuidad a este trabajo para crear espacios seguros para las niñas y jóvenes”, subraya Cindy Southworth, coordinadora global de Seguridad de la Mujer en Facebook. Plan International, que trabaja para erradicar el acoso online en todo el mundo, elaborará, junto con las jóvenes activistas, materiales de formación sobre violencia de género. Con el fin de acabar con el acoso online, la organización solicita también a los gobiernos de todo el mundo que apliquen leyes específicas para hacer frente a la violencia online por razón de género- Del mismo modo, la organización pide colaboraciones de este tipo con el resto de empresas de redes sociales para que creen mecanismos de denuncia sólidos, efectivos y accesibles, que respondan a las necesidades específicas de las niñas y jóvenes, las protejan y responsabilicen a los

SABER MÁS

La Agencia para el Empleo de Madrid y Plan International trabajarán por la inserción laboral de jóvenes vulnerables

  La Agencia para el Empleo de Madrid y Plan International, organización que trabaja por los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas, han firmado esta mañana un convenio de colaboración con la intención de mejorar la formación y orientación laboral de los y las jóvenes en situación de vulnerabilidad, un colectivo especialmente afectado por el desempleo. A través de esta firma, ambas entidades buscan impulsar acciones con perspectiva de género enfocadas especialmente hacia las mujeres jóvenes, con el objetivo de eliminar las brechas y barreras de género en el mercado laboral. Plan International, que empezó a trabajar hace 84 años, desarrolla actividades de sensibilización, formación y empoderamiento económico para adolescentes y jóvenes, ofreciéndoles las herramientas necesarias para su desarrollo y transición a la vida adulta. En concreto, a través de sus programas Write Her Future y [email protected], trabajan con jóvenes de contextos vulnerables en itinerarios de inserción hacia el empleo y la autonomía económica a través del desarrollo de competencias sociolaborales y digitales. “El acuerdo con la Agencia de Empleo de Madrid es un paso más en nuestro objetivo de asegurar la autonomía económica de las jóvenes en situación vulnerable y fomentar su participación en el mercado laboral en condiciones de igualdad, a través de alianzas público-privadas que les permitan acceder a empleos dignos, de valor añadido y de futuro”, ha señalado Concha López, directora general de Plan International. A través de esta firma, la Agencia para el Empleo de Madrid y Plan International contribuirán a mejorar las oportunidades de futuro de los y las adolescentes y jóvenes más desfavorecidos y avanzar la igualdad de género. En definitiva, y más en estos momentos tan excepcionales, con este acuerdo se están potenciando y promoviendo planes de acción que se centran en facilitar a las personas de Madrid su incorporación al mundo laboral, contribuyendo de esta manera, a la estabilidad económica, profesional y emocional de la ciudadanía. Además, este acuerdo contribuye a mejorar la oferta formativa de la Agencia para el Empleo de Madrid y orientarla hacia este colectivo, cumpliendo de esta forma con los Acuerdos de la Villa, en los que los distintos grupos políticos que componen el Consistorio y representantes de la sociedad civil acordaron, en esta línea, apostar por el empleo y los derechos sociales de las personas más vulnerables. En España, Plan International trabaja para promover soluciones sostenibles para el empleo y emprendimiento de adolescentes y jóvenes de contextos vulnerables, a través de la formación en habilidades y competencias, en programas en colaboración con las instituciones y el sector privado. Durante 2020, para hacer frente a las consecuencias de la pandemia, puso en marcha el programa #QueNadieSeQuedeFuera, que ofreció apoyo económico, educativo y psicosocial a cerca de 1.000 adolescentes y sus familias y evitar que los impactos de la emergencia agravaran las desigualdades y brechas

SABER MÁS

El 90% de las jóvenes que sufren acoso callejero no reciben ayuda por parte de los testigos

El acoso callejero es una forma de violencia tan habitual que una de cada cinco jóvenes que lo sufren lo han normalizado y, además, la sociedad asiste impasible cuando ocurre: el 90% de las jóvenes que han sido acosadas en la calle aseguran que no recibieron ningún tipo de ayuda de quienes estaban presentes, según el informe Safer Cities for Girls. Casi 8 de cada 10 jóvenes de Madrid, Sevilla y Barcelona han sufrido acoso callejero, según el estudio, elaborado a partir de 879 experiencias de jóvenes de entre 15 y 25 años de las tres ciudades españolas. Cuando sufren acoso, solo un 3% de las chicas lo comunica a las autoridades o fuerzas de seguridad, y la experiencia se suele quedar en conversaciones con familiares o amistades. Estas son algunas de las conclusiones principales de la investigación, que se ha desarrollado en el marco del proyecto Safer Cities for Girls, financiado por la Comisión Europea, a partir de las 3.000 experiencias registradas a través de una web activa en Madrid, Barcelona, Sevilla, Bruselas, Amberes y Charleroi. A través de esta plataforma, las propias jóvenes podían marcar en el mapa de su ciudad un punto que les había parecido seguro o inseguro, los motivos y dar otros detalles sobre su experiencia, como, por ejemplo, si recibieron ayuda o no. Mecanismos de protección de las jóvenes Las jóvenes, generalmente, recurren a estrategias individuales para autoprotegerse y aumentar su sensación de seguridad, que pueden ir desde buscar compañía para no tener que recorrer solas los trayectos hasta modificar sus rutas, vestirse de manera distinta o escuchar música para aislarse de los comentarios, entre otras. El uso que realizan las chicas de los teléfonos móviles es especialmente significativo: fingen que hablan con otra persona, comparten su ubicación en tiempo real, avisan de que han llegado y, a veces, fotografían a los acosadores. “En un 66% de los casos, señalan que son acosadas por ser mujeres. Se trata de una discriminación por razón de género que tiene un impacto real en la vida de las jóvenes, porque no se sienten libres ni seguras, y, sin embargo, la legislación española no recoge el acoso callejero. Desde Plan International solicitamos que se incluya en la normativa para poder prevenir, detectar, denunciar, sancionar y erradicar esta violencia”, subraya Begoña Solórzano, directora de Programas Locales de Plan International. Las jóvenes indican que, aunque los movimientos y el uso de los espacios públicos ha sido menor debido al confinamiento, durante la pandemia el acoso callejero se ha trasladado a las redes sociales, una herramienta ampliamente utilizada por las jóvenes tanto para seguir las clases virtuales, como para mantener el contacto social o para entretenerse. “Ya me extrañaba que no hubiese salido el tema del acoso online en este debate, porque en la pandemia ha aumentado (…) yo he recibido fotos que no he pedido ver”. El 77% de las situaciones de acoso callejero que sufren las chicas en estas ciudades no implican contacto físico y abarcan desde miradas, silbidos, persecuciones, comentarios e insinuaciones, entre otras. Sevilla es la ciudad donde se viven más situaciones de acoso sin contacto físico, con un 81%; seguido de Madrid (79%) y Barcelona (71%). De media, un 9% de los casos de acoso callejero en las tres capitales llega al contacto físico, con diferencias entre las ciudades: 15% en Barcelona; 8% en Sevilla y 7% en Madrid. En la mayoría de los casos, las jóvenes son acosadas por un hombre que está solo (59%), aunque las situaciones en las que las chicas son acosadas por un grupo de hombres también son habituales y suceden un 34% de las veces. Además, una media del 12% de las jóvenes indican que quienes las acosaron se encontraban bajo los efectos del alcohol y/u otras drogas. El 43% de las experiencias de acoso que viven las jóvenes en las tres ciudades tienen lugar en la calle. Los parques y zonas ajardinadas amplias, también se mencionan como lugares donde las chicas se sienten inseguras; igual que las estaciones de transporte. En general, los factores que hacen que las jóvenes perciban más inseguridad están relacionados con que sean lugares poco transitados, se encuentren en vías secundarias o estén lejos de espacios de referencia como su casa o su colegio. Por el contrario, las jóvenes perciben que los espacios son seguros cuando son “lugares concurridos” (26%); tienen “infraestructuras adecuadas” (26%) o existe “presencia policial o vigilancia” (24%). Respecto a las franjas horarias, el 54% de los casos de acoso callejero ocurren con mayor frecuencia en horas nocturnas o de madrugada. No obstante, la sensación de inseguridad está extendida entre muchas jóvenes y un 20% señala que son acosadas “en cualquier momento”: en Sevilla un 25% de las experiencias de acoso han sucedido a cualquier hora del día, en Madrid un 19% y en Barcelona un 12%. “Un hombre se estaba masturbando mientras nos miraba a mi amiga de 15 años y a mí”. A la hora de elegir cómo moverse por las noches, las jóvenes tampoco lo hacen libremente: tienden a evitar los transportes públicos y algunas optan, si pueden, por hacerlo en taxi: “Yo por la noche cojo un taxi o pregunto si alguien tiene coche entre mis amigos para no volver sola, o bus…”, relata una joven de Sevilla entrevistada para el informe. Recomendaciones para construir ciudades seguras Plan International lleva desde 2018 trabajando para para que las autoridades adopten medidas con el fin de generar ciudades inclusivas en las que las niñas y las jóvenes se sientan libres y seguras. En este sentido, la organización recomienda: Legislar para prevenir, detectar, denunciar sancionar y erradicar el acoso callejero, impartiendo formación y otorgando recursos a las fuerzas y cuerpos de seguridad para actuar ante las denuncias. Mejorar la planificación urbana mediante la adopción de un enfoque de género en el diseño y planificación urbana, incluyendo las necesidades específicas de las niñas, adolescentes y jóvenes. Apostar por una educación inclusiva, de calidad y en igualdad, tanto formal como informal, para erradicar los estereotipos de género y como herramienta de prevención de todas las formas de violencia de género, incluido el acoso callejero. Aumentar los recursos de atención para jóvenes que han sufrido acoso en los espacios públicos, e incluir estos servicios psicosociales en todos los ámbitos, teniendo en cuenta que el acoso callejero se produce en cualquier espacio. Fomentar la participación de las y los jóvenes en el diseño de ciudades más seguras, para tener en cuenta sus experiencias, demandas y necesidades. Sensibilizar a la sociedad y difundir las iniciativas municipales en materia de prevención y atención del acoso callejero, a través de campañas en plataformas relevantes y accesibles. Reforzar las medidas de seguridad, con un enfoque de prevención, especialmente en los espacios considerados más inseguros. Incorporar una visión amplia del acoso como una forma de violencia por razón de género y de control de la participación de las niñas y adolescentes en el espacio público, que también puede trasladarse al espacio online. En los próximos días, las jóvenes participantes en el proyecto harán entrega de los informes a los Ayuntamientos de las tres ciudades y compartirán estas recomendaciones con los responsables de las áreas de gobierno implicadas.

SABER MÁS
Plan International logo

1 de cada 3 de chicas venezolanas refugiadas en países limítrofes ha abandonado los estudios

El 44%, asegura que se ha ido a la cama con hambre y ha tenido que recurrir a pedir limosna o comida que se había tirado, según el informe “Niñas Venezolanas: Voces de la migración. Estudio en Colombia, Ecuador y Perú” El 28% de las adolescentes refugiadas venezolanas ha dejado de estudiar por la falta de “documentos necesarios” (20%); porque “no hay cupo” (20%); porque “tiene un hijo/a” (15%) o como consecuencia de la pandemia (13%), alerta Plan International, organización humanitaria que trabaja por los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas. Con motivo del Día Mundial de las Personas Refugiadas, la organización presenta el informe “Niñas Venezolanas: Voces de la migración. Estudio en Colombia, Ecuador y Perú”, que revela, además, que casi nueve de cada diez niñas refugiadas venezolanas (un 84%) se han preocupado en alguna ocasión por la falta de comida, y casi la mitad, el 44%, señala que se ha ido a la cama con hambre y ha tenido que recurrir a pedir limosna o comida que se había tirado. La investigación, que recoge los testimonios de 452 niñas y adolescentes de entre 10 y 19 años, forma parte de la serie de investigaciones globales “Girls in Crisis” que Plan International lleva realizando desde el estallido de la pandemia para contribuir a garantizar los derechos de las niñas y adolescentes durante la pandemia. El informe también desvela que el 52% se ha preocupado “a veces” porque en su casa no había suficiente comida en el último mes; y el 32% “rara vez”. Algunas de las niñas y adolescentes entrevistadas cuentan que se han visto obligadas a adoptar estrategias “de emergencia” como pedir ayuda o donación de comida en lugares de acopio. “A veces tengo que acostarme sin comer [a causa de la pandemia]” La pandemia ha aumentado los miedos y barreras a las que se enfrentan las niñas y adolescentes refugiadas, y el 43% de las encuestadas reporta que el aislamiento por la Covid-19 ha agudizado su sensación de inseguridad. Todos estos obstáculos afectan tanto la calidad de la educación que reciben, como la posibilidad de que finalicen sus estudios y accedan a un empleo mejor. “Es necesario que todas las partes implicadas trabajen unidas para proteger los derechos de las niñas y adolescentes migrantes, garantizando su acceso a una educación completa, es decir, gratis, inclusiva y de calidad, tal y como marca la Agenda 2030”, señala Concha López, directora general de Plan International. “La primera vez que fui a clase, me llamaron ‘veneca’, [una forma despectiva de referirse a las personas migrantes venezolanas] se burlaban de mí y me decían que era una muerta de hambre“, cuenta una adolescente de 15 años, que ahora vive en el municipio de Soledad, Colombia. Trabajo de Plan International El éxodo venezolano constituye la mayor crisis de desplazamiento de la historia moderna de América Latina. Desde 2015, se calcula que unos 5,6 millones de venezolanos/as han dejado sus hogares, y más de 4,6 millones permanecen en la región. Me iba a dedicar a estudiar, pero (…) el arriendo, la comida. Mi mamá no puede sola (…) Tengo que dejar los estudios para ayudar a mi hermana, igual que a mi mamá” Para dar respuesta a esta crisis, Plan International, presente en Colombia, Ecuador y Perú, puso en marcha un plan regional de respuesta para garantizar que todos los niños, y especialmente niñas y adolescentes, estén protegidas ante cualquier forma de violencia. Plan International, en coordinación con socios locales, distribuye alimentos, kits de higiene y ofrece alojamiento a los niños, niñas y sus familias para que tengan cubiertas sus necesidades básicas más urgentes. Además, ha puesto en marcha “Espacios Amigos de la Infancia” para que los niños y niñas que viven en refugios temporales para migrantes, tengan un lugar en el que estar mientras sus padres, madres o cuidadores/as pasan el proceso migratorio. Allí, además, pueden desarrollar actividades recreativas y socializar con otros niños y niñas. A través de sus programas, la organización ha ofrecido asistencia a unas 385.000 personas, de los cuales, el 35% son niños, niñas y adolescentes, promoviendo la protección de la infancia, el acceso a una educación inclusiva y de calidad, así como el empoderamiento de la juventud. Plan International aboga en todo el mundo por el desarrollo de programas que permitan el desarrollo de habilidades y oportunidades para el empleo y el emprendimiento a chicas jóvenes y adolescentes así como competencias

SABER MÁS

Plan International aborda en la Comisión FEMM del Parlamento Europeo el impacto de la pandemia en la vida de las niñas y adolescentes

Concha López, directora general de Plan International, ha comparecido hoy ante la Comisión FEMM del Parlamento Europeo para abordar las barreras a las que se enfrentan las niñas, jóvenes y mujeres en situación de pobreza tras el impacto de la Covid-19. En la Comisión, presidida por Evelyn Regner,  también han intervenido Jolanta Reingarde, jefa de equipo de investigación y estadística en el Instituto Europeo de la Igualdad de Género; Olivier De Schutter, relator Especial de las Naciones Unidas sobre la extrema pobreza y los derechos humanos; y Freek Spinnewijn, director de la Federación Europea de Organizaciones Nacionales que Trabajan con las Personas sin Hogar (FEANTSA). La directora general de Plan International ha explicado cómo la pandemia ha agudizado las desigualdades de género y ha trastocado diferentes ámbitos de las vidas de las niñas y adolescentes, especialmente de aquellas que viven en los contextos más vulnerables. Los efectos de la pandemia están teniendo consecuencias tanto en su entorno, como en su salud mental, su bienestar y seguridad, así como su derecho a la educación. Según los datos de los informes “Vidas Interrumpidas”, cuyo objetivo es aportar datos cuantitativos y cualitativos que revelan la magnitud del impacto de la crisis en las niñas, las adolescentes y las jóvenes; el 88% de chicas entrevistadas por Plan International aseguran haber experimentado ansiedad e, incluso, depresión. El informe también revela que la educación es el área de su vida más afectada por la crisis. Según el 62% de las entrevistadas, la “peor” consecuencia de la pandemia es no haber podido ir a la escuela o la Universidad. . Además, el 20% de las chicas temen verse obligadas a abandonar temporalmente sus estudios, mientras que un 7% declara que probablemente no podrán volver nunca. En España, desde hace un año, desarrollamos el programa #QueNadieSeQuedeFuera, ofreciendo a jóvenes apoyo psicológico durante y después del confinamiento, cubriendo sus necesidades materiales y apoyándolas en su itinerario formativo con herramientas digitales. Hasta hoy hemos llegado a apoyar a 1863 jóvenes, alcanzando un total de 6700 beneficiarios indirectos. Otro ejemplo es el apoyo que estamos dando, en el marco de un programa sostenido por fondos ECHO, a niñas, niños, adolescentes y mujeres jóvenes en el campo Azraq en Jordania. Allí trabajamos para mitigar el impacto de la pandemia en sus vidas, en particular para prevenir, proteger, y sensibilizar sobre la de violencia de género. Asimismo, apostamos por la formación en habilidades y oportunidades de empleo y emprendimiento. Con proyectos como el proyecto europeo “Women4IT” en el que participamos con otros 8 países, desarrollamos las competencias digitales de las jóvenes en riesgo de exclusión del mercado laboral, mejorando su empleabilidad y disminuyendo la brecha digital de género. Desde Plan International hemos solicitado al Parlamento Europeo que: los gobiernos de todo el mundo garanticen el acceso a una educación completa; se proteja y capacite a las familias frente a la pérdida de ingresos; se aumenten y potencien los servicios de salud mental; se amplíen los servicios de protección social con perspectiva de género y edad; se garantice la distribución de las vacunas de manera equitativa entre los países y beneficiando igualmente a las niñas y

SABER MÁS

Plan International solicita al G7 que aumente la inversión para proteger a las niñas más afectadas por la pandemia

En un momento en el que el mundo se enfrenta a importantes retrocesos en torno a la educación de las niñas y adolescentes, es destacable que los líderes del G7 quieran destinar 2.750 millones de dólares a la Asociación Mundial por la Educación (GPE, por sus siglas en inglés), tal y como recoge la reciente Declaración de Carbis Bay, aprobada el pasado domingo 13 de junio, pero esta cifra no alcanza los 3.500 millones de dólares solicitados por Plan International y otras organizaciones de la sociedad civil. “Las consecuencias de la pandemia sobre los derechos de las niñas, y especialmente sobre su derecho a la educación, son alarmantes. No es el momento de mantener el statu quo ni de limitar los presupuestos. Para garantizar que los compromisos se ajustan a la realidad, los líderes del G7 deben abordar el déficit de financiación de la educación, estimado en 200.000 millones de dólares al año”, subraya Yona Nestel, responsable de Educación Inclusiva y de Calidad de Plan International. “Desde Plan International, consideramos que es necesario aumentar la financiación para alcanzar el objetivo de 5.000 millones de dólares (4,12 millones de euros) para el correcto funcionamiento de la Asociación Mundial por la Educación. Por tanto hacemos un llamamiento a los líderes del G7 y a otros países donantes para que aumenten sus esfuerzos y resuelvan esta situación. En el futuro, nos gustaría que los líderes del G7 rindan cuentas de los compromisos que adoptan, incluidas a las propias niñas”. Declaración sobre la Educación de las Niñas En mayo, el gobierno del Reino Unido aprobó la “Declaración sobre la Educación de las Niñas: recuperarse de la Covid-19 y desbloquear la Agenda 2030”. La Declaración, apoyada por el Plan de Acción para la Educación de las Niñas, establece los siguientes compromisos: 40 millones más de niñas escolarizadas para 2026 en los países de renta baja y media-baja; 20 millones más de niñas capaces de leer a los 10 años o al finalizar la escuela primaria en los países de renta baja y media-baja para 2026. La Declaración -aprobada por todos los líderes del G7- reconoce el impacto de la pandemia en los sistemas educativos y establece compromisos políticos para que las niñas desarrollen todo su potencial y sean ellas mismas quienes lideren el cambio, también en cuestiones como el cambio climático. El documento apuesta porque los sistemas educativos sean más inclusivos y resilientes para hacer frente a los efectos del cambio climático y otras crisis futuras. Todo ello, va en la misma línea que las peticiones y trabajo de Plan International a favor de una educación que promueva la igualdad de género y la justicia climática. En el documento también se menciona la necesidad de abordar la violencia de género y la violencia sexual, así como el acceso a una educación sexual integral; todas ellas cuestiones que las organizaciones y activistas por los derechos de las niñas vienen plateando y priorizando desde hace tiempo. Plan International celebra esta declaración, así como el plan de acción ya que considera que suponen un gran avance para abordar el impacto devastador que la pandemia está teniendo sobre los derechos de las niñas y adolescentes. En este sentido, la organización espera que se garantice que las niñas de todo el mundo puedan acceder a una educación inclusiva y con perspectiva de género. Sin embargo, considera que, sin un presupuesto ambicioso, tanto la declaración como el plan de acción corren el riesgo incumplir las promesas de proteger a las niñas más vulnerables del mundo en un momento en que sus necesidades son mayores que

SABER MÁS