Accede a las últimas noticias que hemos publicado sobre nuestro trabajo.

Noticias

¿Puedo acoger a un niño o niña de Ucrania?

Desde el comienzo de la guerra en Ucrania, la sociedad española está mostrando su solidaridad con las personas afectadas, y muchas acuden a las organizaciones de infancia como Plan International para expresar su interés en acoger a una niña o un niño refugiado en su casa.  Sin embargo, debemos advertir de que el proceso de acogida no es fácil. Hay muchos factores a tener en cuenta, principalmente legislativos y administrativos, que dependen y son gestionados por cada Comunidad Autónoma. En España, la competencia en temas de acogida la tienen las comunidades autónomas en coordinación con la administración general del Estado, y a través del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Por tanto, cualquier persona interesada por este u otros asuntos relacionados con el acogimiento tiene que dirigirse a la Consejería correspondiente de su Comunidad Autónoma, que será la encargada de familia, infancia o asuntos sociales. Sin embargo, debemos advertir de que el proceso de acogida no es fácil. Hay muchos factores a tener en cuenta, principalmente legislativos y administrativos, que dependen y son gestionados por cada Comunidad Autónoma. En España, la competencia en temas de acogida la tienen las comunidades autónomas en coordinación con la administración general del Estado, y a través del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Por tanto, cualquier persona interesada por este u otros asuntos relacionados con el acogimiento tiene que dirigirse a la Consejería correspondiente de su Comunidad Autónoma, que será la encargada de familia, infancia o asuntos sociales. REQUISITOS PARA ACOGER A UNA NIÑA O NIÑO DE UCRANIA Además, es fundamental que, antes de proceder a cualquier tipo de acogida, cada caso se estudie de forma individualizada, analizando la situación del niño o niña que va a ser acogido y las capacidades que tiene cada familia que quiere acoger. Hay que ser conscientes también de que, si ese niño o niña todavía tiene familia, su principal deseo puede ser permanecer junto a ella, por lo que es fundamental poder mantener ese vínculo. Además, el acogimiento se realiza siguiendo una serie de requisitos que, dada su complejidad, llevan un tiempo considerable: 1. Es imprescindible determinar que las familias de acogida son idóneas. 2. El niño o niña debe estar en situación de desamparo confirmada, comprobando que está privado de la debida protección. 3. Se aplica el principio del interés superior del menor para garantizar que la mejor decisión para esa niña o niño, en ese caso en concreto, pasa por buscarle una familia de acogida en otro país, y que en este caso sea España. La experiencia internacional en otras crisis nos dice que desarraigar en momentos como estos a un niño o niña de su entorno puede tener consecuencias muy negativas. Es fundamental valorar en cada caso y de manera pormenorizada cuál es la mejor opción. Por este motivo, una forma más directa de ayudar es colaborar a través de ONG especializadas en derechos de la infancia como Plan International, que proporcionan a niños y niñas, tanto en países de tránsito como de destino, toda la asistencia necesaria, garantizando que se cumplen sus derechos y que están protegidos frente a la violencia. Nuestros equipos de profesionales humanitarios ya están en Polonia, Rumanía y Moldavia, los países vecinos de Ucrania, donde trabajan contrarreloj para poder identificar las necesidades más urgentes de la infancia que ha tenido que huir y de sus familias. Nuestra respuesta a esta emergencia, que incluye un enfoque de género, edad e interseccional, garantizará la atención específica a las necesidades de quienes más lo necesiten, como las niñas, adolescentes, infancia con discapacidad y no acompañada, que se exponen a mayores riesgos y son más vulnerables en estas circunstancias. Si puedes, colabora ahora y dona para apoyar nuestro trabajo. Tu aportación contribuirá a una respuesta profesional y coordinada, destinada a las necesidades más urgentes. DONA

SABER MÁS

Los ataques a la infancia en Ucrania deben cesar, garantizando el tránsito seguro para todos

Stephen Omollo, CEO de Plan International:  La crisis humanitaria a la que se enfrentan las niñas y los niños atrapados en el conflicto de Ucrania escala por momentos. Cada día, cada hora de combates, supone la perdida de incontables vidas, hogares e infancias. Las niñas y los niños arrastraran estas heridas, visibles e invisibles, mucho después de que los enfrentamientos hayan cesado.  Por ellos y ellas, es crucial conseguir un alto el fuego inmediato antes de que se pierdan más vidas.  Estamos consternados por el reporte de violaciones del mandato de las Naciones Unidas para la protección de la infancia durante los conflictos armados. La infancia tiene derecho a vivir sin el miedo a que un misil atraviese su habitación. Todas las partes de cualquier conflicto deben respetar sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos. Acogemos con satisfacción la investigación del Fiscal de la Corte Penal Internacional sobre la situación en Ucrania. Las infraestructuras civiles no deben ser un objetivo de guerra. Tienen que cesar de inmediato los ataques a edificios de viviendas, hospitales y escuelas, y otros centros que proveen suministros esenciales para la infancia.   “A medida que la situación sigue empeorando, las niñas, los niños y sus familias necesitan poder llegar a un lugar seguro”. A medida que la situación sigue empeorando, las niñas, los niños y sus familias necesitan poder llegar a un lugar seguro. Estamos muy preocupados por las situaciones de discriminación y racismo, e incluso violencia, que están sufriendo algunos jóvenes no ucranianos y con distinto origen étnico, cuando tratan de cruzar las fronteras huyendo del conflicto.    La discriminación no tiene cabida en ninguna respuesta humanitaria. Nos solidarizamos con todas las personas cuyas vidas están siendo destrozadas por el conflicto en Ucrania. De acuerdo con las leyes, normas y convenios internacionales, todas las personas afectadas por la guerra tienen derecho a la protección, sin discriminación por motivos de raza, religión, país de origen, género, edad, capacidades, orientación o identidad sexual o cualquier otra circunstancia personal. El trato en las fronteras debe ser equitativo, dando prioridad a los más vulnerables.  Plan International tiene misiones en marcha en Moldavia, Rumanía y Polonia para definir la mejor manera de apoyar a las niñas, los niños y sus familias en estos momentos. Estamos trabajando contrarreloj con organizaciones locales para garantizar ayuda inmediata a la infancia y a sus familias que cruzan la frontera.   Hacemos un llamamiento a las autoridades ucranianas, a las de los países de tránsito y acogida, a las organizaciones que proporcionan la tan necesaria ayuda humanitaria y a la población en general para que se comprometan con los principios humanitarios y rechacen cualquier forma de discriminación de las poblaciones

SABER MÁS

Ucrania: Demos una oportunidad a los niños, a las niñas y a la paz

Por Dr. Unni Krishnan, Director Humanitario Global de Plan International  La muerte de cualquier niño en una zona de guerra es un voto de desconfianza contra la humanidad. Mientras las imágenes de Ucrania, con casas bombardeadas, escombros y bolas de fuego provocadas por los misiles dominan los informativos, los informes del domingo del comisionado de derechos humanos de Ucrania indicaban que 210 personas ya habian muerto, incluyendo varios niños.  Según las noticias, una de ellas era una niña de siete años llamada Alisa que murió durante un ataque a su guardería. Algunos llaman a la guerra en Ucrania el comienzo de una tercera Guerra Mundial, otros el inicio de una segunda Guerra Fría. Seamos claros, una Guerra, sea cual sea su nombre, siempre estará mal.  Aunque los niños y las niñas no tienen nada que ver con sus causas, son los más afectados por las guerras. Cuando los niños  experimentan un conflicto, tienen pesadillas con los ataques de misiles. Los aterradores aviones de combate desdibujan el futuro en sus jóvenes mentes. Como Lamia, una niña de 10 años de Bagdad que conocí en un hospital pediátrico de esa ciudad durante una misión humanitaria hace casi 20 años. Ella tenía esto en común con otros niños a los que he podido conocer en zonas de guerra y conflicto.   Las agencias de Naciones Unidas advierten que esta guerra puede provocar cinco millones de refugiados en la region, desplazados de la zona de guerra. Los trabajadores humanitarios que reciben a los refugiados en la frontera ucraniano-rumana me han dicho hoy que el número de refugiados que cruzan la frontera se ha duplicado en 24 horas. Sin duda, este es el comienzo de una larga época de sufrimiento.  Ver las imágenes de los bombardeos y los desplazamientos masivos de personas me ha traído recuerdos de niños que he conocido durante mi trabajo en zonas de guerra y catástrofe. Como Omsiyat, de 12 años, en la bombardeada Escuela Primaria Omar Khattab, al norte de Gaza. Los aviones de combate y los ataques con misiles nunca pudieron borrar la sonrisa de su rostro. Incluso llegó a darme una clase de dibujo con sus lápices de colores.   Una de las lecciones más importantes que he aprendido en este tipo de situaciones es que las niñas y los niños son un gran punto de partida. Cuando empiezas a ver una crisis a través de sus ojos, encuentras claridad y consigues que tus prioridades sean las correctas. Los niños deben ser siempre la primera prioridad en las situaciones de crisis humanitaria. Algunos, como las niñas, los niños con discapacidades o los niños que han sufrido un trauma, deberían estar en lo más alto de la lista.   La asistencia médica en emergencias, los alimentos y el agua, así como otros bienes de primera necesidad, son fundamentales y deben ser siempre una prioridad. Sin embargo, hay otras necesidades que a menudo se pasan por alto. La alimentación y la asistencia médica son fundamentales para ayudar a las personas a seguir con vida. La educación es, a menudo, un pasaporte para un futuro mejor. Las niñas y los niños se encuentran entre los más vulnerables y los más necesitados de protección.  Algunas heridas son invisibles, como los impactos emocionales y los traumas. Los niños que sobreviven a las guerras tienen recuerdos de las mismas de forma recurrente. Las niñas que han sufrido violencia sexual o violaciones -ambas utilizadas como “armas” en algunos contextos bélicos- tienen pesadillas que no las dejan dormir. Este sufrimiento suele durar toda la vida.  Los niños que han perdido la movilidad suelen ser más propensos a sufrir problemas psicosociales. La madre de Manzoor, un adolescente de 14 años al que conocí en Mazar-I-Sharif (Afganistán), me contó que las minas terrestres acabaron con las dos piernas de Manzoor, impidiéndole jugar al fútbol, su deporte favorito. No para de llorar, me dijo. No era fácil para él participar en juegos y otras actividades que hacen que un niño sea un niño. La madre de Manzoor me dijo que una guerra suele ser un funeral a cámara lenta.   En el contexto actual, Ucrania es una de las regiones del mundo más contaminadas por las minas. Estas suponen una amenaza para dos millones de ucranianos. Las niñas y los niños con discapacidades necesitan una consideración específica en los entornos humanitarios.  Los niños que huyen de sus hogares a menudo caminan cientos de kilómetros, esquivando balas, disparos, ataques con misiles y violencia de género. Algunos son separados de sus familias, amigos y mascotas. He visto a estos niños llegar a los campos de refugiados enfermos, deshidratados, desnutridos y con traumas. Algunas niñas en entornos de guerra y conflict, así como en campos de refugiados, sienten que deben estar en guardia todo el tiempo, ya que han presenciado cosas que un niño nunca debería presenciar. Imagínense este sufrimiento multiplicado por el impacto de una pandemia y el hambre galopante en otras zonas de conflicto en el Cuerno de África y el Sahel.  Las madres que conocí en las zonas de conflicto de la República Democrática del Congo me dijeron que cuando sus hijos consiguen dormirse, se despiertan gritando. Este tipo de situaciones, en las que el dolor a menudo se hereda a lo largo de varias generaciones, son un recordatorio de que el sufrimiento continúa. Esto se alarga mucho después de que la guerra termine en las mentes de los niños de las zonas de guerra y desastre, y de los campos de refugiados. Proporcionar primeros auxilios psicológicos y apoyo psicosocial es fundamental desde el primer día.  El papel de todos aquí es reducir el sufrimiento humano en esta guerra o impedir que se produzca la siguiente. Todo el mundo se pregunta: ¿qué hacemos para solidarizarnos con la gente en esta zona de guerra? En estos escenarios, se necesitan tres acciones: detener la guerra y parar las muertes, atender el sufrimiento humano y las necesidades humanitarias, y garantizar el acceso sin obstáculos de los artículos de ayuda y los trabajadores humanitarios. Mientras tanto, necesitamos soluciones diplomáticas para hacer justicia y establecer una paz duradera.  Trabajo para Plan International, una ONG fundada durante otra guerra, en 1937, por un periodista llamado John Langdon-Davies y un cooperante, Eric Muggeridge, con la idea de proporcionar alimentos, alojamiento y educación a los niños cuyas vidas se habían visto alteradas por la Guerra Civil española. Ahora, más de ocho décadas después, mientras continuamos nuestro trabajo con y para la Infancia en zonas de desastre y conflicto, y en campos de refugiados, la situación en Ucrania es un recordatorio de que este trabajo es más relevante que nunca.  Las escenas de sufrimiento humano que se están produciendo en Ucrania deberían recordarnos que nunca es un mal momento para hablar de la paz y de cómo darle una oportunidad, a ella y a nuestros

SABER MÁS

La vida y la protección de la infancia están en peligro en Ucrania

Plan International expone su profunda preocupación por la escalada de las hostilidades en Ucrania, que está poniendo en peligro la vida y la protección de la infancia. Unni Krishnan, Director Humanitario Global de Plan International, ha manifestado: “Nuestra organización quiere resaltar la gran preocupación que vivimos por la vida y la protección de los niños y especialmente las niñas y las personas jóvenes en Ucrania. Lamentamos profundamente ver la impactante escalada del conflicto con armas de fuego y nos unimos al llamamiento internacional para un cese inmediato de las hostilidades. Este conflicto supone una gran amenaza para la vida y causará todavía más sufrimiento al pueblo ucraniano”. “Instamos a todas las partes a que respeten sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos, y a que garanticen la protección de las niñas y los niños frente a cualquier daño. En ningún momento, ninguna de las partes debe atacar instalaciones que prestan servicios esenciales para la infancia, como los servicios sanitarios, las escuelas y los suministros vitales de agua y energía que son necesarios para que niños y niñas puedan mantenerse a una temperatura adecuada“, ha indicado Concha López, Directora General de Plan International en España. Se debe permitir a las personas buscar refugio y apoyo  Se debe garantizar que todas las personas que se vean obligadas a abandonar sus hogares puedan buscar refugio y apoyo. Todos los países deben cumplir las obligaciones que se derivan de la Convención de Naciones Unidas sobre los Refugiados, según la cual se debe respetar el principio de no devolución, lo que significa que nadie debe ser devuelto a un país en el que corra peligro. La escalada de las hostilidades está perjudicando gravemente tanto física como mentalmente, así como la calidad de vida, de la infancia y, especialmente, de las niñas y las mujeres jóvenes, que necesitan urgentemente ayuda humanitaria. La protección de la infancia y la prevención de la violencia de género, así como el acceso al agua, a los alimentos y a los servicios sanitarios y la educación son algunas de las necesidades más importantes, especialmente para las personas y familias desplazadas de sus hogares. La escalada militar podría provocar un aumento en el tráfico de personas, especialmente de niñas, niños y mujeres jóvenes. Plan International urge a todas las autoridades implicadas a garantizar los derechos humanos de la infancia y el acceso humanitario de las organizaciones que prestan apoyo a las comunidades en las zonas afectadas. DONA

SABER MÁS
Plan International logo

La infancia de Ucrania tiene derecho a vivir en paz

Plan International, organización que trabaja por los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas, se suma a los llamamientos para que se encuentre una solución diplomática a la situación en Ucrania y se preste atención urgente a las necesidades críticas de las niñas y los niños afectados por el empeoramiento de la situación humanitaria. Desde Plan International se indica: “Las niñas y los niños que viven a lo largo de las zonas de primera línea en Ucrania están creciendo en medio de un conflicto prolongado, experimentando la incertidumbre y el miedo a los ataques. Muchos no están asistiendo a la escuela y otros se han visto obligados a huir de sus hogares.   Estamos al borde de una nueva escalada que podría amenazar la vida de una generación de niñas y niños. Por el bien de la infancia de Ucrania, instamos a que se hagan todos los esfuerzos posibles para lograr un resultado pacífico.” La larga crisis sigue afectando gravemente al bienestar físico y mental y al nivel de vida de unos 1.8 millones de niñas, niños, mujeres y otras personas que necesitan ayuda humanitaria urgente. El aumento de las tensiones en las últimas semanas está sometiendo a las familias a una presión adicional y cualquier escalada militar provocará un mayor deterioro de sus condiciones. La protección, incluida la de las niñas y los niños, la prevención de la violencia de género, el acceso al agua, a los alimentos y a los servicios sanitarios, y la educación son algunas de las mayores necesidades, especialmente para las familias desplazadas de sus hogares. Cualquier escalada de las hostilidades podría provocar un aumento del tráfico de personas, especialmente de niñas, niños y mujeres. Plan International insta a todas las autoridades implicadas a respetar los derechos humanos de las niñas y los niños y el acceso de las organizaciones que prestan apoyo a las comunidades en las zonas más afectadas. “Las niñas y los niños tienen derecho a crecer sin miedo a sufrir daños y las escuelas a las que asisten y los centros de salud no deben ser amenazados ni convertirse en un objetivo. Instamos a todas las partes a respetar el derecho internacional humanitario y los derechos humanos y a garantizar la seguridad y el bienestar de todos los civiles.” En caso de una escalada que obligue a las familias a abandonar sus hogares y buscar refugio, los países deben comprometerse con sus obligaciones en virtud de la Convención de la ONU sobre los Refugiados. Debe respetarse el principio de no devolución, lo que significa que nadie debe ser devuelto a un país en el que pueda sufrir

SABER MÁS

70 millones de niñas pueden ser víctimas de Mutilación Genital Femenina para 2030

El próximo domingo 6 de febrero se celebra el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina (MGF). Esta lacra podría afectar a 70 millones de niñas en el periodo 2015-2030. Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), a su estimación de 68 millones de víctimas de esta forma de violencia de género, se podrían sumar otros 2 millones más debido a la COVID-19. Los confinamientos, la pérdida de acceso a la educación y los servicios de salud sexual y reproductiva, así como la falta de redes de protección, han supuesto para millones de niñas un mayor riesgo de ser sometidas a mutilación genital femenina. Plan International, organización que trabaja por los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas, desarrolla diferentes programas para acabar con esta práctica. La MGF tiene lugar en, al menos, 96 países de todo el mundo. Más de 200 millones de niñas y mujeres en 31 países de los que existen datos viven con las consecuencias de la MGF. La práctica se lleva a cabo sobre todo en niñas entre su etapa infantil y los 15 años y, en ocasiones, en mujeres jóvenes y adultas. Concha López, Directora General de Plan International, indica al respecto que: “Millones de niñas y mujeres en el mundo viven con las consecuencias de la mutilación genital femenina y muchas más están en peligro de sufrir esta práctica en los próximos años. Hoy, más que nunca, debemos mantener una política de tolerancia cero con esta práctica y trabajar en materia de sensibilización y educación para que avancemos en un cambio generacional que haga que las madres, padres y comunidades no perpetúen estas prácticas”. Así mismo, las niñas y mujeres jóvenes tienen más probabilidades de sufrir MGF en un conflicto, una crisis o emergencia humanitaria. Estas circunstancias suelen provocar inestabilidad económica, falta de acceso a servicios de salud y el cierre prolongado de las escuelas, que son lugares donde se genera un entorno protector para las niñas. La MGF nunca es segura, ni siquiera cuando la llevan a cabo profesionales médicos capacitados. No existe ninguna justificación médica para esta práctica. La MGF no tiene ningún beneficio para la salud y perjudica a las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes. Hay muchos riesgos tanto a corto como a largo plazo: hemorragias graves, problemas para orinar, infertilidad, problemas durante las relaciones sexuales y el parto y problemas psicológicos. El impacto de la COVID-19 en la práctica de la MGF La COVID-19 está teniendo un impacto devastador en las tasas de MGF y es necesario acelerar los esfuerzos para eliminar esta práctica nociva, que se ha visto acentuada en el contexto de la pandemia. Las medidas para luchar contra el virus han obligado a niñas de todo el mundo a pasar más tiempo en casa y menos en la escuela, que suele ser un lugar seguro para ellas. Esta situación las deja en una situación todavía más vulnerable, más expuestas a sufrir cualquier forma de violencia de género, incluida la MGF. Hasta 2 millones de niñas más puedan sufrir MGF de aquí a 2030 como consecuencia directa de la COVID-19; además de los 68 millones de casos que ya se preveían para 2030, según UNFPA. El trabajo de Plan International Según una investigación de Plan International en Somalia, país donde existen altos índices de MGF, el 61% de las personas encuestadas en las poblaciones de Hargeysa y Burao, cree que esta práctica ha aumentado a causa de la pandemia, mientras que el 42% de las personas adultas cree que no ir a la escuela ha aumentado el riesgo de sufrirla. Durante la pandemia, Plan International y sus socios han continuado sensibilizando sobre la necesidad de proteger a las niñas de la MGF. En Somalia, la ONG ha emitido mensajes de radio sobre las devastadoras consecuencias que puede tener en la vida de las niñas, dejando claro que la religión no la exige y haciendo un llamamiento a las comunidades para que dejen de practicarla. En Burkina Faso, aunque fue prohibida en 1996, el 76% de las mujeres del país de entre 15 y 49 años ha sido víctima de MGF, según datos de UNICEF. “He estado enferma seis años. Es difícil sentarse y caminar, no puedes trabajar. La MGF me ha provocado estar así. El médico me dijo que no se puede tratar aquí, donde vivo, solo en el hospital“. Es el testimonio de Awa, una superviviente de la MGF en Burkina Faso. Después de dar a luz a su tercer hijo, enfermó. Al vivir en una comunidad remota, con servicios sanitarios limitados, no pudo recibir la atención médica que necesitaba. Plan International ha intervenido para financiar su tratamiento. La experiencia de Awa la ha convertido en una firme activista contra la MGF en su comunidad. Ahora está decidida a que su propia hija no sufra esta forma de violencia: “cuando estuve enferma, sufrí mucho, así que sensibilizo a la gente para evitar que otras niñas pasen por esto“. Plan International está trabajando con la Agencia Austriaca para el Desarrollo, y con sus socios en la región burkinesa de Mouhoun, para poner en marcha un proyecto comunitario a través del cual sensibilizar sobre los peligros de la MGF, y para promover el acceso a servicios de planificación familiar y salud sexual y reproductiva. Puedes colaborar con Plan International para acabar con la mutilación genital femenina a través de este

SABER MÁS

Plan International recibe fondos de la Comunidad de Madrid para atender a personas afectadas por la pandemia

La Comunidad de Madrid y la Unión Europea (UE), a través del Fondo Social Europeo, aportarán ayuda directa a Plan International para seguir atendiendo a niños, niñas, adolescentes y familias en riesgo de exclusión más afectadas por la Covid-19. La crisis socioeconómica generada por la pandemia, ha agravado la situación de miles de adolescentes en todo el mundo y también en España. A través de nuestra respuesta #QueNadieSeQuedeFuera hemos apoyado a casi 8000 jóvenes y familias que viven en nuestro país y se encuentran en riesgo de exclusión. Sin embargo, todavía queda mucho trabajo por hacer para proteger a los grupos más vulnerables que han sufrido las peores consecuencias de la pandemia. Como parte de la respuesta de la Unión Europea a la pandemia de la Covid-19, nuestra organización ha recibido ayuda directa para continuar nuestro trabajo de cara a atender a personas en situación de vulnerabilidad y exclusión social. La Comunidad de Madrid aprobó el pasado 24 de noviembre de 2021, las normas reguladoras y el procedimiento de concesión directa de ayudas destinadas a prestar apoyo financiero a las entidades del Tercer Sector de Acción Social madrileñas, entre ellas Plan International, dirigidas a la atención de personas con discapacidad, en situación de vulnerabilidad o exclusión social especialmente afectadas por la crisis social y sanitaria de la Covid-19, susceptibles de ser financiadas en el marco del Eje REACT UE del Programa Operativo FSE Comunidad de Madrid 2014- 2020, como parte de la respuesta de la Unión Europea a la pandemia. El objetivo de las mismas es apoyar a entidades prestadoras de servicios sociales como nuestra organización para atender las necesidades de las personas en situación de vulnerabilidad o exclusión social. Respuesta de Plan International a la Covid-19 Hace más de dos años, el estallido de la pandemia de la Covid-19 cambió nuestras vidas para siempre. Casi de un día para otro, nuestra vida se paralizó y nos tuvimos que confinar en nuestros hogares para frenar los contagios. A pesar de las dificultades, hemos seguido trabajando para proteger los derechos de la infancia allí donde más se necesita. Nuestra organización, que cuenta con una amplia experiencia en otras emergencias, como el brote de Ébola y el de zika, puso en marcha una respuesta global y nacional para proteger a los niños, niñas y adolescentes de las consecuencias de la pandemia. En este periodo, nuestros equipos han desafiado diversos retos para dar respuesta a la emergencia, que ha supuesto una amenaza constante para los derechos de la infancia más vulnerable. A pesar de las dificultades derivadas del confinamiento, hemos apoyado a más de 72 millones de personas en todo el mundo. A día de hoy, seguimos trabajando para proteger y apoyar a los grupos vulnerables durante la crisis de la pandemia. #QueNadieSeQuedeFuera En España, hemos apoyado a miles de adolescentes en riesgo de exclusión a través de ayudas económicas y apoyo psicosocial y educativo para que quienes no contaban con las mismas oportunidades pudieran seguir estudiando a distancia. En total, hemos llegado a casi 8000 adolescentes y sus familias en 10 comunidades autónomas y 18

SABER MÁS

Soluciones innovadoras para que haya más niñas y mujeres jóvenes en la agenda digital

Plan International tiene entre sus objetivos reducir la brecha digital de género y lograr que cada vez haya más presencia de mujeres trabajando en el sector digital. Como parte de este trabajo, hemos organizado el webinar “Soluciones innovadoras para aumentar el número de niñas y mujeres jóvenes de España en la agenda digital”. Esta sesión online se enmarca dentro de Women4IT, un programa gratuito de formación para mujeres jóvenes vulnerables en competencias sociolaborales y digitales financiado por el Mecanismo Financiero del Espacio Económico Europeo- EEA Grants- y el Fondo Noruego de Ayudas al Empleo Juvenil. El evento ha servido para abordar temas como el inicio de la carrera profesional para las mujeres jóvenes en el ámbito digital o la capacitación y la reinvención laboral en el entorno online. Diferentes expertas en empleabilidad, así como mentoras y participantes del programa Women4IT han mostrado su visión y experiencia sobre el contexto actual en este ámbito. Además, el webinar ha contado con las intervenciones de Cristina Ricaurte, Directora de Soluciones & Innovación en SAP; Mariola García Arellano, CEO de Bejob; y nuestra directora de Programas Nacionales, Begoña Solórzano. Presentación de una guía para el empleo Coincidiendo con la celebración de esta actividad, se presentó una guía para el empleo, parte también de Women4IT. El programa ha formado en España a 118 mujeres jóvenes en el ámbito digital y, actualmente, 93 participantes han encontrado empleo, ampliado sus estudios a raíz del curso o se encuentran realizando prácticas en el sector. Desde Plan International, estamos convencidos de que programas como Women4IT son imprescindibles para crear conciencia y promover alianzas y soluciones concretas e innovadoras que sirvan para dar más presencia y protagonismo a niñas y mujeres en entornos digitales.

SABER MÁS

Bernardino León, nuevo presidente del Patronato de Plan International

Bernardino León ha sido nombrado nuevo presidente del Patronato de Plan International, organización que trabaja por los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas. De este modo, León sucederá en el cargo a Cristina García-Peri Álvarez, quién ha desarrollado una excelente labor en la presidencia durante los últimos cuatro años y que ha formado parte del Patronato durante diez años. El nombramiento de Bernardino León como nuevo presidente se hizo efectivo el pasado 9 de enero de 2022. El Patronato de Plan International es el principal órgano de gobernanza de la organización y está compuesto por profesionales de sólida y reconocida trayectoria que apoyan y contribuyen al proceso estratégico de la organización. Plan International agradece a Cristina García-Peri Álvarez sus más de diez años de dedicación formando parte del Patronato y su liderazgo y compromiso durante los cuatro años que ha permanecido al frente del órgano. En este tiempo, Plan International ha seguido creciendo y posicionándose como un referente en la defensa de los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas gracias a su desempeño y visión estratégica. Bernardino León, diplomático, ha ocupado posiciones de alto nivel en la ONU, entre las que destaca el puesto de Enviado Especial y mediador del acuerdo de paz en vigor en Libia; así como en la Unión Europea, donde fue Representante Especial para los países del Sur del Mediterráneo. Anteriormente fue Secretario General de la Presidencia del Gobierno y Secretario de Estado de Asuntos Exteriores del Gobierno de España. Asimismo, formó parte durante tres años del equipo de mediación de la UE en Oriente Próximo y ha trabajado también en el ámbito de la sociedad civil como director de las fundaciones “Tres Culturas del Mediterráneo” y “Barenboim-Said”. Con motivo de su nombramiento, Bernardino León ha comentado que: “presidir el Patronato de Plan International es una oportunidad única para trabajar en una causa de la que siempre me he sentido parte: la defensa de los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas. Asumo el cargo siendo consciente de los importantes retos globales a los que se enfrenta la infancia; aproximadamente 129 millones de niñas en todo el mundo no acuden al colegio, muchas de ellas afectadas por conflictos o desastres climáticos y cada día más de 30.000 son obligadas a casarse. Estamos ante situaciones que requieren la máxima cooperación entre países para avanzar en la consecución de la Agenda 2030. Debemos ser exigentes con nuestro trabajo, por lo que asumo este reto con el compromiso de mantener el buen hacer y la transparencia del gobierno de la organización junto al resto de patronos, a los que agradezco su trabajo y dedicación en esta nueva etapa”. Por otro lado, Cristina García-Peri Álvarez ha indicado que: “haber ejercido la presidencia del Patronato de Plan International durante los últimos cuatro años ha sido para mí un honor y una experiencia muy enriquecedora. En este tiempo he podido apoyar a la organización en la consecución de importantes avances en los derechos de la infancia entre los que destacaría la aprobación de la Ley de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia, el anteproyecto de Ley de Cooperación, que puede ser histórica en el marco de la contribución de nuestro país a la ayuda oficial al desarrollo y la importante participación de Plan International durante la COP25 en Madrid”. Además, García-Peri Álvarez ha manifestado que: “el nombramiento de Bernardino León como nuevo Presidente del Patronato es una excelente noticia para la organización y para todas las personas que apoyamos esta causa. León es un profesional de primer nivel que permitirá que Plan International siga creciendo y avanzando en su misión”.

SABER MÁS
Plan International logo

El Consejo de Ministros aprueba el anteproyecto de Ley de Cooperación para el Desarrollo Sostenible y la Solidaridad Global

La aprobación hoy en el Consejo de Ministros del anteproyecto de Ley de Cooperación para el Desarrollo Sostenible y la Solidaridad Global inicia un proceso importante para la cooperación española. Desde Plan International celebramos que el anteproyecto contemple asegurar el 0,7% de la renta nacional bruta para la Ayuda Oficial al Desarrollo y que se incluyan como prioridades de intervención el cambio climático, la violencia de género y la zona del Sahel. Así mismo, este anteproyecto, que vendría a sustituir a la ley de 1998, también incorpora los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de la ONU. De plasmarse este anteproyecto en una nueva ley, España pasará a estar entre los países de la OCDE que mayor porcentaje de su renta nacional bruta dedican a la cooperación y el desarrollo global. Pese a estar lejos del más de un 1% que dedican países como Suecia, Noruega o Luxemburgo, supone un avance significativo respecto a la dedicación actual, que apenas alcanza el 0,25%. Las niñas corren riesgos motivados por la crisis climática y los desastres naturales Además, la inclusión de la lucha contra el cambio climático y la violencia de género entre las prioridades de intervención podrá suponer un gran apoyo para el trabajo que nuestra organización lleva realizando años para frenar la crisis climática y defender la igualdad de los niñas y los derechos de la infancia. Cabe destacar que las niñas y adolescentes corren riesgos excepcionales motivados por la crisis climática y los desastres naturales. Se estima que 4 millones de niñas de países con rentas bajas y medias-bajas no terminaron sus estudios el pasado año debido a eventos relacionados con el clima. Así mismo, 12,5 millones de niñas podrían no completar su educación cada año a partir de 2025 debido al cambio climático. Además, la crisis generada por la pandemia puede hacer que haya hasta 13 millones más de matrimonios infantiles en los próximos 10 años, con los graves riesgos que supone esto para el futuro de las niñas. La inclusión del Sahel como zona prioritaria para la cooperación española supondría un importante paso al frente en el apoyo a países de la región como Mali, Níger o Senegal. En Plan International desarrollamos diferentes iniciativas en el Sahel, como DESFERS, un programa transformador de empoderamiento social y económico para las mujeres africanas de la región que fomenta la sostenibilidad. Por todo esto, desde Plan International pedimos el apoyo de los grupos políticos a este anteproyecto de ley para su tramitación y pronta aprobación.

SABER MÁS

Plan International responde ante el devastador paso del tifón Rai por Filipinas

El tifón ha causado cerca de 400 muertos y ha afectado a 12 de las 17 regiones del país. Plan International está dando respuesta para cubrir las necesidades básicas de las comunidades afectadas, prestando especial atención a la situación en que se encuentra la población infantil.   Plan International está respondiendo con suministros de emergencia para atender a las comunidades más afectadas por el tifón Rai en Filipinas. La organización humanitaria y de defensa de los derechos de la infancia, junto con sus socios, está dando respuesta para hacer frente tanto a los daños personales como materiales ocasionados por el tifón. El tifón Rai, que comenzó a causar estragos el pasado 17 de diciembre, ha tocado tierra en ocho ocasiones, causando cerca de 400 muertos y provocando inundaciones masivas y dejando un rastro de destrucción en 12 de las 17 regiones del país, según el Consejo Nacional para la Reducción y Gestión del Riesgo de Desastres de Filipinas. “La población infantil se encuentra entre los colectivos más vulnerables cuando se produce un desastre así, especialmente las niñas, quienes quedan más expuestas a situaciones de violencia, explotación sexual y abuso”, afirma Concha López, directora de Plan International. “Por eso, nuestra intervención está especialmente enfocada a las niñas y jóvenes, habilitando entornos seguros para la prevención y detención de situaciones de riesgo”, añade López. Primeras entregas de ayuda realizadas   El Equipo de Respuesta de Emergencia de Plan International ya está actuando en las zonas afectadas. En el sur de Leyte, hemos distribuido 1.500 kits de agua, 1.500 kits de higiene y 100 kits de higiene menstrual. Entre ayer y hoy, 24 de diciembre, se están distribuyendo otros 2.000 kits de agua e higiene y 100 kits más de higiene menstrual en otras zonas afectadas de Leyte. Asimismo, se están preparando kits adicionales para atender a las comunidades de Pampanga (en Luzón) y de la ciudad de Cotabato (en Mindanao) para aumentar la respuesta. El tifón Rai ha provocado fuertes lluvias e inundaciones que han desplazado a miles de filipinos de varias regiones del país. La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) en Filipinas ha identificado que 15,9 millones de personas viven en las zonas afectadas. Además de los daños personales, los daños materiales del tifón han sido devastadores: ha derribado líneas eléctricas, ha inutilizado redes de comunicación, ha destruido viviendas e infraestructuras clave como industrias agrícolas, y ha paralizado sistemas de transporte.

SABER MÁS
Día Migrante

Las niñas, niños y adolescentes representan casi la mitad de las personas del mundo que se han visto obligadas a abandonar sus hogares

Con motivo del Día Internacional del Migrante, que se celebra mañana, 18 de diciembre, desde Plan International se hace un llamamiento para defender los derechos de las niñas y jóvenes migrantes y refugiadas. Las niñas, niños y adolescentes son casi la mitad (42%) de las personas del mundo que se han visto obligadas a abandonar sus hogares, aunque sólo representan el 30% de la población mundial. Hoy en día, 281 millones de personas en todo el mundo viven fuera del país en el que nacieron. Además, una de cada 95 personas es refugiada, desplazada interna o solicitante de asilo. Plan International, organización que trabaja por los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas, apoya a las personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes de todo el mundo a través de diferentes programas. Concha López, directora general de Plan International, ha indicado que: “los derechos de las niñas y jóvenes migrantes, refugiadas y desplazadas deben ser una prioridad. Con demasiada frecuencia no se las tiene en cuenta, a pesar de los riesgos desproporcionados a los que se enfrentan, como la violencia sexual y de género o el matrimonio infantil. Es por esto que, desde Plan International, consideramos que las políticas migratorias deben tener un enfoque de género orientado entre otras cosas a la protección y el bienestar de las niñas migrantes”. Desde Plan International se recuerda que los Derechos Humanos son inalienables, independientemente del estatus migratorio de una persona. La Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas (CDN) y la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), son aplicables a todas las niñas, niños y adolescentes. La correcta aplicación de estos tratados internacionales debe asegurar que las niñas y niños migrantes, las personas refugiadas y solicitantes de asilo deben estar protegidos siempre, e independientemente del lugar en el que se encuentren, frente a todas las formas de violencia. Así mismo, se debe garantizar que sus derechos humanos son respetados sin discriminación alguna para lo que se requiere el firme compromiso de la toda la comunidad internacional y la definición de políticas públicas eficaces y dotadas de recursos suficientes. El trabajo de Plan International en Centroamérica El flujo migratorio en Centroamérica es cada vez más relevante. La población migrante en la región ha aumentado significativamente durante los últimos años. En este sentido, entre 1990 y 2020 el incremento ha sido del 137%, pasando de 6,82 millones de personas a cerca de 16,2 millones. Durante este periodo, los países con las tasas más altas de incremento en su población emigrante han sido Honduras (+530%), Guatemala (+293%) y México (+154%). Además, El Salvador también ha experimentado un incremento del 29%. Así mismo, a finales del pasado año había más de 714.000 personas refugiadas y solicitantes de refugio procedentes de Centroamérica y México. En respuesta a este contexto, que hace de la región un punto clave en el transito migratorio, Plan International desarrolla en Centroamérica el programa Pasos protegidos, financiado por ECHO. Este programa busca promover el acceso seguro y protegido a la educación no formal y formal de los niños y adolescentes afectados por la violencia social y la migración forzada en Centroamérica. Con Pasos protegidos se espera atender a más de 30.000 personas de El Salvador, Honduras y Guatemala. Su objetivo es ofrecer asistencia humanitaria a las poblaciones vulnerables afectadas por los desplazamientos forzados, la violencia, la migración insegura y cubrir las necesidades de los retornados y refugiados en las zonas de intervención, centrándose en las necesidades más urgentes de protección y educación de los niños y adolescentes, con especial atención a las niñas. Un estudio realizado en el marco de los programas de Plan International en la región, entre más de 820 personas migrantes de México, Guatemala, Honduras y El Salvador, revela que más de 1 de cada 3 de las encuestadas identificaban los riesgos físicos como los más preocupantes en situaciones de ruta migratoria. Del mismo modo, los datos de las encuestas ponen en valor la importancia del apoyo y acompañamiento a la población migrante en sus rutas. Más del 81% de las personas migrantes en tránsito encuestadas en México, Guatemala y Honduras respondieron que las ayudas recibidas durante su proceso de tránsito solventaron sus necesidades. Plan International cuenta con programas de liderazgo juvenil que abordan la pobreza y las violaciones de derechos que, a menudo, obligan a las personas a abandonar su país de origen. Así mismo, también desarrolla proyectos de educación, protección infantil, alimentación y salud sexual y reproductiva para apoyar a las niñas migrantes y a sus familias a construir una nueva

SABER MÁS